Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > LA ISLA SOSTENIBLE

LA ISLA SOSTENIBLE

Comentarios (0)

 

Daniel Medina / profesional autónomo

 “Lo mejor son mis clientes, muy concienciados, constantes y fieles, que además me van recomendando”

 

¿A qué se dedica tu empresa?

Soy profesional autónomo y con mi empresa trabajo en dos líneas paralelas: por un lado, realizo proyectos de sensibilización, educación y divulgación en educación ambiental, sostenibilidad y bioconstrucción y, por otro, presto asesoramiento y distribución en materiales naturales para la bioconstrucción.

 

¿Qué cargo desempeñas en ella?

Pues me encargo prácticamente de todo. En ocasiones, cuento con ayuda externa o contrato personal para determinados proyectos.

 

¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fueron los comienzos?

Pues una vez que terminé mi formación académica, formación especializada, y trabajar en algunos proyectos puntuales, vi que era más fácil que una empresa me hiciera una factura por mi trabajo que contratarme, así que en vez de dedicarme a entregar currículum, presentaba proyectos. Y así, poco a poco, sin darme cuenta, estaba trabajando para varias empresas, a la vez que conseguía mis propios proyectos por mi cuenta.

El tema de la bioconstrucción llegó después. Impartiendo cursos, charlas y proyectos de educación ambiental, me di cuenta de que algo fallaba. Estaba sensibilizando y educando a las personas, pero luego ellas no tenían al alcance de la mano las tecnologías, técnicas y productos sostenibles necesarios para facilitarles el cambio de hábitos.

Así que los comienzos fueron muy sencillos: poco a poco y evolucionando de forma natural. Quizás sea más complicado en estos momentos, que es cuando tengo que crecer. Los trabajos y responsabilidades aumentan. Creo que es más difícil mantenerse, pero no por la crisis, sino más bien por lo contrario: la empresa va bien y tengo más necesidades, espacio, equipo, liquidez, etc.

 

¿Cuáles fueron tus fuentes de financiación al emprender el negocio? ¿Contaste con algún apoyo o aval? ¿Recibiste algún tipo de subvención?

Empecé, como se dice, con lo puesto. El primer contrato importante con una empresa, y varios proyectos para la Administración, me dieron la oportunidad de ahorrar un poco e invertir en adquirir varios productos para comenzar a distribuirlos en Canarias. Así que hasta ahora, no he contado con ayuda, subvención o préstamo alguno, aunque me lo estoy planteando en estos momentos.

 

¿Con qué infraestructura arrancaste la empresa?

No tenía ni internet. Acudía a bibliotecas públicas y cibercafés para obtener información que necesitaba y luego la trabajaba en casa. Cuando comencé con la distribución de materiales para bioconstrucción, aproveché mi garaje y el de mi familia para ir guardando los ‘palets’ de mercancías. La venta se hace por medio de internet y la distribuyo a domicilio, así que ahora tengo dos garajes ocupados y un furgón, por lo que estoy planteando alquilar un local más grande y en condiciones.

 

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este tipo de actividad?

Muchísimas. La educación y formación ambiental van evolucionando. Se crean nuevos conceptos, como la sostenibilidad, el decrecimiento, etc. Esto hace que las acciones puedan variar, desde talleres, cursos, jornadas, las personas tienen interés por reciclarse y recibir nueva información. Aunque en estos momentos la inversión pública en educación ambiental está paralizada, la legislación y reconocimiento ambiental en las empresas está en aumento. Creo que hay que buscar la manera de ir adaptándose.

Respecto a la biconstrucción, es un sector que está evolucionando y creciendo, sobre todo en la restauración y rehabilitación.

 

¿Cuál es la situación en España de este sector?

Cada vez surgen más empresas y productos relacionados con la bioconstrucción. Se están creando redes, certificados, criterios de sostenibilidad en la construcción, códigos técnicos, formación especializada, jornadas, etc. Todo apunta a que es un sector que está evolucionando y fijándose en nuevas formas de construir. Está claro que esto no es nuevo en España. Desde hace tiempo, muchas personas de manera más "alternativa" han estado trabajando y utilizando materiales y técnicas sostenibles en la construcción. Es en estos momentos cuando los circuitos más convencionales se fijan en los beneficios de la bioconstrucción, ya sea por puro interés comercial, como por verdadera sensibilización con el tema.

 

¿Existe suficiente demanda en tu sector? ¿Quiénes son tus clientes?

Existe mucho interés y la demanda va creciendo, pero algunas diferencias en precios, en comparación con los productos convencionales, y la falta de técnicos cualificados y concienciados esta haciendo que se ralentice un poco.

Lo mejor son los clientes, más que nada porque suelo trabajar con personas muy, muy concienciadas y sensibilizadas que intentan incorporar hábitos y productos naturales en sus vidas, por lo que la relación con el cliente suele ser bastante agradable. Además, la mayoría de mis clientes son consumidores de agricultura ecológica, consumo responsable, clientes fieles y constantes que además me van recomendando.

 

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

Mucho. El trabajo en red siempre aporta, sobre todo en mi caso. Para mí sería genial contar con arquitectos, técnicos, aplicadores, y profesionales para crear redes de trabajo (ya estamos en ello). Muchas veces, un cliente quiere un producto, yo se lo puedo vender, pero no hay nadie que sepa aplicarlo. Para una red de trabajo, lo fundamental es que sea espontánea, que surja por la necesidad de las personas que la conforman.

 

¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Pues que le guste mucho lo que pretenda emprender, que lo domine, que esté convencido de que su idea es buena, de que puede salir adelante y de que está preparado para ello. Una vez que lo tenga claro, que pruebe a ver qué pasa y no abarcar más de lo que puede: es mejor no ofrecer un servicio que hacerlo mal. Si cuida su trabajo,  lo hace con convicción y la idea es buena, seguro que sale adelante.


  Perfil de Daniel Medina en la Red emprendeverde

 

 

 

¿Te ha gustado?, compártelo