Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Oritia & Boreas

Oritia & Boreas

Comentarios (0)

 

 

José María Terrés Nicoli / director ejecutivo y cofundador

 

 

“El mayor apoyo nos lo han brindado las alianzas de colaboración estratégicas con entidades líderes”

 

 

¿A qué se dedica tu empresa?

Oritia & Boreas es una Empresa de Base Tecnológica (EBT), Spin-off de la Universidad de Granada, que tiene la misión de construir una biosfera de conocimiento y tecnología para facilitar la transformación del conocimiento científico en servicios de uso directo en múltiples aplicaciones de valor para la sociedad.

Desde esta sociedad, y armados de capacitación tecnológica y conocimiento, pretendemos satisfacer la creciente demanda de investigaciones de los efectos del viento en un marco más flexible, productivo y próximo a la industria.

La empresa se estructura en tres unidades de negocio. La división nuclear ofrece servicios avanzados de consultoría I+D de los efectos del viento en sectores tan diversos como las energías renovables y eficiencia energética, la ingeniería medioambiental, la ingeniería civil o las ciencias del deporte.

La unidad estratégica de monitorización y control presta servicios y diseña herramientas y procedimientos para la toma de medidas ambientales (meteorología, contaminantes, ruido y vibraciones, etc.) y la supervisión remota de estructuras. Por último, la división de aerodinámica social acerca la disciplina a los sectores del deporte y el ocio, así como a las industrias del producto relacionado para su comercialización.

 

¿Qué cargo desempeñas en ella?

Actualmente, soy Director Ejecutivo de la compañía. Christian Mans y yo fundamos Oritia & Boreas en 2010. Nos conocimos hace más de 12 años en la Universidad de Western en Canadá. Posteriormente, se incorporó Guillermo Rus, profesor de la Universidad de Granada.

 

¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fueron los comienzos?

Los dos socios fundadores procedemos del ámbito académico y profesional internacional, con una experiencia compartida y acumulada de casi 14 años en el campo de la ingeniería del viento. Además, yo ya contaba con la experiencia de haber puesto en marcha la empresa Silanoa Inversiones S.L.

A primeros de 2010, después de ocho años, renuncié como coordinador de la división de Ingeniería del Viento en el Centro Andaluz de Medio Ambiente (CEAMA), de la Universidad de Granada. Me estaba acomodando y había llegado el momento de cambiar de aires y recuperar la ilusión. Después de algunos meses de meditación, decidí descartar mi reincorporación a la Universidad de Western para liderar un nuevo proyecto en ciernes que me fue ofrecido.

Así, convencido de la necesidad en nuestro país de transferir tecnología y conocimiento de la Universidad a la empresa y de la oportunidad de negocio existente, decidí emprender junto con Christian el proyecto empresarial de Oritia & Boreas.

 

 

¿Cuáles fueron vuestras fuentes de financiación al emprender el negocio? ¿Contasteis con algún apoyo o aval? ¿Recibisteis algún tipo de subvención?

Desde su constitución, y tras la aportación del capital social y pequeñas aportaciones de los socios, O&B se ha autofinanciado con los proyectos nacionales o internacionales que ha realizado y no ha recibido financiación externa. Estamos preparando, no obstante, una primera ronda de financiación, pública y privada, para un proyecto lanzadera (el Simulador Ambiental de Vientos Extremos, S·A·V·E).

Transcurrido un año desde el comienzo de su actividad, O&B ha recibido el apoyo económico de la OTRI-UGR desde sus líneas de apoyo a la constitución de empresas de base tecnológica y la participación de eventos de transferencia tecnológica. Yo, particularmente, recibí el apoyo de la Fundación Andalucía Emprende para un viaje estratégico a Canadá.

El mayor apoyo nos lo han brindado las alianzas de colaboración estratégicas suscritas con entidades líderes, no solo nacionales como la Universidad de Granada o ABENGOA Solar NT, sino también a nivel internacional como la Colorado School of Mines (CESEP, USA) o SUNLINK Corporation (CA, USA) y la profunda asociación tecnológica con la Universidad de Western.

Así mismo, el reconocimiento de distintos premios al emprendimiento y la innovación que hemos recibido durante 2011 ha sido un fuerte apoyo.

 

¿Con qué infraestructura arrancasteis la empresa?

Oritia & Boreas arrancó únicamente con los dos ordenadores personales de los socios fundadores, su experiencia profesional y capital tecnológico. Inicialmente, compartió oficina con otra empresa de base tecnológica hasta que, a primeros de 2011, trasladó su sede a una oficina propia que acoge a los siete miembros del equipo.

 

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

Es un sector con una alta intensidad en I+D+i, tradicionalmente propio de Grupos de Investigación Universitarios. Así, muy pocas empresas pueden entrar y mantener el nivel competitivo exigido. El mercado está básicamente vinculado a la optimización y fiabilidad de todo aquello expuesto al medio ambiente y sus condiciones climáticas de viento.

Estimamos que este mercado tiene un potencial de crecimiento exponencial. Dada la naturaleza de los servicios que ofrecemos, la propia recesión económica que vivimos obliga a la optimización de sistemas. Así, lejos de representar una adversidad es en sí una oportunidad.

 

¿Cuál es la situación en España de este sector?

Nuestro sector en sí es un nicho tecnológico y, por tanto, significativamente especializado. El entorno competitivo local proviene del sector público, Grupos de Investigación Universitarios provenientes de otros sectores, como el aeronáutico o la ingeniería marítima que, en ausencia de especialistas, han atendido parte de la demanda. Desde el punto de vista competitivo contamos con una profunda especialización, experiencia y capacidad tecnológica para atender la demanda con significativos avances en calidad, forma, coste y plazo que demanda la industria.

No obstante, el sector está atendido en una medida no despreciable por empresas internacionales y a su vez el mercado que atendemos nosotros es netamente internacional y a él nos debemos. De esta forma, valoramos el impacto del sector en España en un 50% del impacto en la operación de la compañía a medio plazo.

 

¿Existe suficiente demanda en vuestro sector? ¿Quiénes son vuestros clientes?

Atendemos a un heterogéneo grupo de sectores. Actualmente, el mercado energético de renovables y eficiencia energética está experimentando un significativo interés debido a sus necesidades de optimización. Son numerosas las empresas españolas de los sectores solar y eólico que están llamadas a ser líderes globales. En este sentido, están obligadas a optimizar sus productos y, por tanto, al estudio detallado de la acción del viento. Las mayores exigencias de eficiencia energética obligan a la adecuada consideración de los efectos del viento en el balance energético, servicios que ofrecemos en Oritia & Boreas.

Incluso en otros sectores más tradicionales, lejos de ser un mercado maduro, la ingeniería del viento está en un momento incipiente de su desarrollo. Los ingenieros civiles y arquitectos están llamados a diseñar sistemas cada vez más económicos. Esto redunda en estructuras más flexibles y ligeras y al estudio detallado de la acción del viento, que adquiere un mayor protagonismo en la concepción de formas arquitectónicas y tipologías estructurales.

 

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

Creo que puede aportar calidad de vida a sus trabajadores. En Oritia & Boreas, aprovechado las posibilidades que nos ofrece el trabajo en red y la naturaleza de lo que hacemos, los trabajadores optan a un número de días de trabajo en casa. Utilizamos distintas herramientas informáticas diseñadas para ello.

Particularmente, plataformas como la Red emprendeverde son instrumentos creadores de colaboraciones sinérgicas. Permite compartir experiencias enriquecedoras entre sus miembros en materia de emprendimiento, y facilita el establecimiento de contactos con emprendedores con los que pueden surgir proyectos en colaboración. Además, permite la captación de recursos económicos, con inversores que apuesten por tu idea de negocio. Es también una vía para trasferir conocimiento, una ventana directa para estudiar las necesidades de nuestro mercado y una herramienta de difusión de nuestra marca, asociada a la sensibilidad y compromiso con los recursos y el medioambiente.

 

¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Que dediquen tiempo a pensar y volver a pensar. Que no dejen de ser ejecutivos, pero que busquen el momento para parar, reflexionar, evaluar y planear. Que midan lo que hacen y cómo lo hacen. Particularmente, al que emprenda en sociedades como la nuestra, basadas en el conocimiento, le recomendaría que precisamente por eso tuviera especial atención y dedicación a la selección del personal. Que analicen la incorporación de nuevos miembros al equipo, no solo atendiendo a necesidades y cualificaciones, sino con inteligencia emocional. El coste de una persona no productiva es mucho mayor que esa menor productividad individual. Que se asesoren bien; esto no siempre quiere decir que se rodeen de asesores más caros, sino con más ganas e interés.

 

 

Perfil de José María Terrés Nicoli en la Red emprendeverde

¿Te ha gustado?, compártelo