Otras entrevistas
Noticias
¿Necesitas dar a conocer tu proyecto y potenciar tu marca personal?
  Si quieres crear una nueva empresa en el...
30 experiencias inspiradoras por un mar sin plásticos
  Hemos celebrado el Día de Mundial...
Emprendedores verdes sobre ruedas
  Celebramos el Día Mundial de la...

VANAPEDAL

Comentarios (0)

 

Ronald Ugas / socio fundador

 “Es esencial creer casi ciegamente en que tu idea será un éxito”

 

¿A qué se dedica tu empresa?

Vanapedal es una empresa de eco-logística, es decir, de transporte y distribución urbana de mercancías con vehículos sostenibles (bicicletas de carga).

En Vanapedal ofrecemos soluciones eficaces para el transporte de mercancías en la última fase de la cadena (distribución “de última milla”) en zonas urbanas con limitaciones de acceso o restricciones horarias.

Nuestros vehículos son  bicicletas de carga con asistencia eléctrica al pedaleo, un medio sostenible que ofrece la posibilidad de transportar hasta 180 kg de mercancías, llegando a lugares donde el acceso del transporte motorizado está restringido.

 

¿Qué cargo desempeñas en ella?

Soy socio co-fundador, y al encontrarnos en nuestros inicios, como cualquier otro emprendedor, desempeño junto a uno de mis socios, múltiples cargos.

 

¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fueron los comienzos?

La idea de negocio surge como resultado de varios factores que se han ido sumando y que nos han llevado hasta el punto en el que la empresa se encuentra actualmente.

Yo soy venezolano y hace ya cuatro años que resido en Barcelona. Cuando llegué a la ciudad, conocí a uno de mis socios, Jordi Gali, un arquitecto que en ese momento estaba terminando su trabajo final de un máster en movilidad, cuyo tema central era, precisamente, la distribución urbana de mercancías en bicicleta.

Yo ya venía con la idea de emprender en Barcelona, pero no tenía muy claro en qué área, así que aquí vimos una oportunidad de negocio, replicando el modelo aplicado con éxito en el centro de París y en otras ciudades europeas, donde utilizan bicicletas de carga para la distribución de mercancías en la ultima milla, allí donde el acceso es complicado para las furgonetas debido a restricciones de accesibilidad, horarias y físicas de los propios vehículos que actualmente se utilizan para esta actividad.

El inicio de la empresa ha sido bastante espontáneo y hasta ahora no nos hemos encontrado con dificultades insalvables; hemos enfrentado las adversidades en positivo, siempre enfocándonos en la solución, no en el problema.

 

 

¿Cuáles fueron tus fuentes de financiación al emprender el negocio? ¿Contaste con algún apoyo o aval? ¿Recibiste algún tipo de subvención?

Constituimos la empresa con fuentes propias y hasta ahora no hemos recibido ningún tipo de ayudas o subvenciones. Sin embargo, podemos destacar que hemos sido reconocidos con un premio en metálico al acabar como finalistas de la primera edición de EcoemprendedorXXI, un programa de creación y aceleración de empresas en el ámbito de las tecnologías limpias promovido por La Caixa, Gamesa, Barcelona Activa, el ICAEN y la Cámara de Comercio de Barcelona.

 


¿Con qué infraestructura arrancaste la empresa?

Hemos arrancado con una infraestructura mínima, lo que nos ha permitido poder comprobar y demostrar sobre el terreno la viabilidad, así como la receptividad del proyecto. Adicionalmente, esto nos ha ayudado a mantener a raya costes innecesarios.


  

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

Para nosotros, como amantes de la bicicleta y firmes defensores de su presencia cada vez más relevante en nuestras ciudades, este sector nos presenta una oportunidad única de aventurarnos y emprender con ilusión y con visión de futuro, innovando en un sector donde hemos detectado que nuestra empresa puede tener su espacio.

 


¿Cuál es la situación en España de este sector?

Lamentablemente, como en muchos otros sectores, la situación actual de la logística se encuentra muy afectada, incluso más que otras actividades, debido a las subidas de precio de la gasolina, un importante coste directo que ha obligado a muchos transportistas a reducir sus márgenes y que incluso está llevando a algunos a "canibalizar" el sector, trabajando por debajo de ellos.

Sin embargo, en palabras de mi socio, Jordi Gali: "Cuando la crisis se supere, solo podremos ir a mejor porque los cimientos de esta empresa están asentados en el fondo de ella. Y si ésta no pasa, seremos de los pocos que podremos mantenernos porque hemos nacido en ella”.


  

¿Existe suficiente demanda en tu sector? ¿Quiénes son tus clientes?

Mas allá de que exista o no una demanda en el sector logístico, pienso que existe un reclamo por parte de las ciudades como un todo. Los actuales niveles de contaminación del aire son ya un tema ineludible y el sobredimensionamiento de los vehículos utilizados actualmente para la tarea de reparto o entrega en la última milla generan tráfico, son ineficientes y hacen un uso exagerado del espacio urbano a diario, principalmente en el centro de la ciudad.

Nuestros clientes son todos los operadores logísticos y todos aquellos comerciantes, e incluso particulares, que tengan la necesidad de transportar mercancías en zonas urbanas donde el acceso es complicado debido a restricciones horarias o de accesibilidad, ya que ahí es donde nosotros conseguimos ser más eficaces y eficientes.

 

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

Somos una empresa de eco-logística y trabajamos en la última milla de la cadena. Como pisamos un terreno poco explorado, tenemos claro que nuestras posibilidades y potencialidades son múltiples y aún tenemos mucho camino por pedalear. La aportación que puede tener el trabajo en red para Vanapedal es una de esas posibilidades que aún no hemos explotado a fondo, pero estamos seguros de que en un futuro muy próximo podremos sacarle partido.


 ¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Lo principal es tener un motor interno que no te detenga ante nada. Creer casi ciegamente que tu idea será un éxito es esencial, pero nunca se debe olvidar el plan de empresa. Tener un estudio previo del entorno y un plan de ruta estratégico y financiero son también imprescindibles para reforzar esa idea de éxito, haciéndola más tangible.

  

Finalmente, debo citar otros consejos que ya he asumido como propios, pero que son prestados de otro emprendedor y que tengo escritos en un papel pegado a mi nevera:

 - trabajar con ilusión

 - capacidad de trabajo, no desfallecer, ser constante

 - tener una mente abierta y ser flexible

 - tener imaginación, tratar de innovar y hacer cosas nuevas

 -ser atrevido, perder el miedo a que las cosas no salgan como uno quiere, no tener miedo a tirar para adelante

 
 Perfil de Ronald Ugas en la Red emprendeverde

 

¿Te ha gustado?, compártelo