Otras entrevistas
Noticias

FLAMASURF

Comentarios (0)

 

Sergio Galanó Muñoz

¿A qué se dedica tu empresa?

Flama fabrica tablas de surf de madera de paulownia 99% orgánicas.

 

¿Qué cargo desempeñas en ella?

Director, carpintero, diseñador, delineante, soldador…

¿Cuál es el objetivo de la empresa?
Flama ha creado un revolucionario concepto constructivo que permite eliminar por completo el uso de los productos contaminantes con los que se han estado fabricando las tablas de surf durante los últimos 60 años. Nuestro objetivo último y permanente es crear un producto que durante todo su ciclo de vida cause el mínimo impacto posible, tanto a nivel medioambiental como social.  

 

¿Cuál es el mayor impacto social y ambiental que tiene su empresa?
Durante el proceso de fabricación de una tabla Flama el impacto sobre el medio ambiente es prácticamente nulo. El uso de madera de
paulownia  como única materia prima significa que el 90% de los residuos que se generan son de tipo orgánico y la energía empleada durante el proceso es mínima.

El mayor impacto a nivel medioambiental (e indirectamente social) se produce como consecuencia de los procesos de tala y transporte de la madera, ya que hasta ahora la madera de paulownia debía adquirirse en China. Pero gracias al alto rendimiento que ofrece esta madera, Flama ha empezado ya a trabajar con madera local procedente de nuevas explotaciones, aún experimentales, en Lérida, Tarragona, Valencia y Mallorca. 

 

¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fue el proceso de creación de la empresa? ¿Con qué infraestructura arrancaste la empresa?

La idea básica no fue más que la consecuencia lógica de la convergencia entre distintas pasiones: la carpintería, el surf, la creatividad y el medio ambiente.  Flama nació tras tomar conciencia de las enormes posibilidades del sistema constructivo que teníamos entre manos. La infraestructura inicial era nula, únicamente unas pocas herramientas de carpintería y mucha ilusión.

 

¿Cuáles fueron tus fuentes de financiación al emprender el negocio? ¿Contaste con algún apoyo o aval? ¿Recibiste algún tipo de subvención?

La financiación fue a costa de mis ahorros personales. Y aunque una mayor inversión hubiera podido acelerar y mejorar el proceso de I+D, también habría conllevado la pérdida del pleno control de la iniciativa, algo a lo que no estábamos dispuestos. En cuanto a subvenciones, ninguna, pues las pocas a las que podíamos aspirar requerían un esfuerzo y tiempo del que no disponíamos. El proyecto se ha presentado a un concurso internacional organizado por EuroSIMA, y al que vosotros organizáis, los Premios emprendeverde. En ambos quedamos finalistas.

 

¿Cuáles son los logros obtenidos hasta ahora?

Supongo que el mejor logro es que la marca Flama empieza a ser conocida a nivel europeo y que los objetivos se van cumpliendo.

 

¿Qué necesitarías para que vuestro proyecto sea un completo éxito?

Sin lugar a dudas, el único handicap para que Flama despegue definitivamente es la crisis económica europea, no sólo española.

 

 ¿Cómo ha evolucionado con el paso del tiempo? ¿Os habéis tenido que reinventar?

El proyecto ha vivido todo tipo de altibajos: asociaciones frustradas, cambios de taller… Sin embargo, el concepto y objetivo iniciales siguen intactos, y se sigue optando por perseguir pequeños objetivos a corto plazo, y seguir muy de cerca la evolución de la iniciativa.

 

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

El del surf es un sector muy especializado y la principal virtud de Flama es que ofrece un concepto y un sistema constructivo revolucionarios a nivel mundial.  Se estima que las costas españolas albergan una población surfista de unos 15 o 20.000 practicantes, mientras que a nivel europeo se estima una población de alrededor de 2 millones de surfistas y a nivel mundial unos 23 millones.

 

¿Cuál es la situación España de este sector?

La industria del surf en España vive la misma realidad que el resto de sectores productivos: bajada de ventas y poca demanda.

 

¿Existe suficiente demanda en tu sector? ¿Quiénes son tus clientes?

Como consecuencia de la crisis en España nos hemos visto obligados a adelantar nuestros planes, y ahora todos los esfuerzos van dirigidos a divulgar la marca a nivel europeo, especialmente en Portugal, Francia, Italia, Alemania, Holanda, Gran Bretaña, y, por supuesto, España.

 

Flama ofrece a los shapers profesionales (artesanos especializados en dar forma a tablas de surf) una nueva posibilidad para sus clientes. Nosotros les proporcionamos una especie de cajón estanco, hecho a medida según sus especificaciones, y ellos le dan la forma final mediante un trabajo de pulido. Por otro lado, Flama también comercializa tablas de surf acabadas, así como kits para que un surfista pueda dar forma a su propia tabla.

 

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

La empresa no tiene tiendas y ofrece un producto personalizado utilizando casi exclusivamente internet como principal herramienta de relación con el cliente y con nuestros proveedores. Sin la red sería imposible la estrecha relación que mantenemos con los shapers, con quienes se da una relación de interés recíproca gracias a que ambos nos dirigimos a un mismo cliente final: el surfista.

 

¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Quizás realizar un análisis muy exhaustivo del sector en el que se desarrollará la actividad sea lo más importante a tener en cuenta. Más importante incluso que la idea misma, por muy buena que sea.  También es clave marcarse objetivos pequeños, no situar el listón demasiado alto y disfrutar siempre de lo que se está haciendo.

 

 

Perfil de Sergio Galanó en la Red emprendeverde

 

¿Te ha gustado?, compártelo