Otras entrevistas
Noticias
¿Necesitas dar a conocer tu proyecto y potenciar tu marca personal?
  Si quieres crear una nueva empresa en el...
30 experiencias inspiradoras por un mar sin plásticos
  Hemos celebrado el Día de Mundial...
Emprendedores verdes sobre ruedas
  Celebramos el Día Mundial de la...

TXITA

Comentarios (0)


Daniel Ruiz | CEO de TXITA


“Transporte urbano de mercancías y personas sostenible y eficiente”

 

El transporte sostenible de personas y mercancías es el servicio que ofrece la empresa Txita desde el año 2006. La empresa realiza el servicio de bici-taxi y la distribución sostenible de mercancías en la última milla, en triciclos de pedaleo asistido.

Daniel Ruiz, gerente del proyecto y uno de los fundadores de Txita, explica que el objetivo de la empresa es mejorar la calidad de vida en Donostia, ciudad en la que operan, “promoviendo el transporte urbano de manera ecológica, con el fin de crear un caso de éxito que sea replicable en otros municipios”.

La empresa nació para dedicarse a la explotación de los triciclos como soportes publicitarios. “Al principio la posibilidad de realizar transporte de mercancías y personas no se nos pasó por la cabeza, pero desde entonces hemos vivido un proceso de reinvención continua”, comenta Daniel, que destaca que el sector en el que operan está en alza, ya que al valor de la sostenibilidad cada vez se le da más importancia.

Un consejo para los nuevos emprendedores. “Ser, ante todo, positivos y transparentes. Y que sean capaces de encontrar la felicidad durante el camino y la aventura de emprender”, concluye.


 

¿A qué se dedica tu empresa?

Nos dedicamos al transporte sostenible, tanto de personas como de mercancías. Operamos en Donostia, realizando el servicio de bici-taxi y también el servicio de distribución sostenible de mercancías en la última milla, utilizando para todo ello triciclos de pedaleo asistido, que a la vez son (y comercializamos) como soportes publicitarios. También somos distribuidores de los triciclos de carga que utilizamos. Además, ofrecemos asesoramiento y acompañamiento para empresas y proyectos de negocio como el nuestro.

 

 ¿Qué cargo desempeñas en ella?

Fui fundador, en 2006, junto con Gorka y María Matximbarrena. Debido a un grave accidente de moto, María no se incorporó a la empresa, aunque fue parte muy importante del proyecto y el porqué de la puesta en marcha. A finales de 2012, a Gorka le salió la oportunidad de cambiar de proyecto y me ofreció su participación, acepté, y desde entonces soy la cabeza visible del proyecto, gerente y responsable.

 

¿Cuál es el objetivo de la empresa?

Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida y sostenibilidad de Donostia, realizando y promoviendo el transporte urbano de forma ecológica, con la finalidad de crear un caso de éxito replicable a otros municipios. Queremos conseguir un modelo de negocio de éxito en nuestra propia ciudad, para que posteriormente pueda replicarse en otros municipios con las mayores garantías de éxito posibles.

 

¿Cuál es el mayor impacto social y ambiental que tiene su empresa?

Nuestra propia actividad lleva implícitos el impacto ambiental y social. Hay que tener en cuenta que únicamente utilizamos vehículos 100% sostenibles, y que  todos los trayectos que realizamos anteriormente se hacían de forma contaminante, por lo que el mayor impacto social es la mejora en la disminución de la contaminación, la eficiencia energética y el aumento de la calidad del aire y de vida de nuestras ciudades.

Además, gracias al training Txita, aportamos nuestro granito de arena a la puesta en marcha de empresas con objetivos muy parecidos a los nuestros y con grandes aportaciones en el impacto ambiental, como por ejemplo en Barcelona Vanapedal y Gogentle, en Valladolid Xiclo, en A Coruña Vanenbikke... De esta forma, el impacto ambiental se multiplica de forma exponencial.


¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fue el proceso de creación de la empresa? ¿Con qué infraestructura arrancaste la empresa?

Nuestro sueño consistía en crear nuestra propia empresa, con el objetivo de trabajar y ofrecer puestos de trabajo de calidad, sin saber muy bien a qué dedicarnos. Yo tenía 23 años, venía del mundo de la bicicleta y estudiaba empresariales con María. Gorka trabajaba en una agencia de comunicación.

Un día cualquiera, en el verano de 2005, tomando algo, salió la conversación de que un amigo de Gorka, viajando por San Diego (Estados Unidos), estuvo trabajando de “bici-taxista”. Estuvimos bromeando con hacer algo así en nuestra ciudad.

En el siguiente verano, 2006, estábamos arrancando el servicio, de allí proviene el nombre de nuestra empresa Txi-Ta: Txi de TXIrrinda, que es bicicleta en euskera, y TaTxita de TAxi.

 

¿Cuáles fueron tus fuentes de financiación al emprender el negocio? ¿Contaste con algún apoyo o aval? ¿Recibiste algún tipo de subvención?

Para el arranque, en 2006, no recibimos ninguna subvención. Lo que sí conseguimos fue convencer a nuestros padres y madres -Gorka a los suyos y yo a los míos- para que avalaran el préstamo que necesitábamos para arrancar nuestro sueño. El préstamo que solicitamos fue de unos 60.000 €. Ambas familias avalaron el préstamo con sus viviendas. Este ha sido el mejor apoyo que hemos recibido nunca, sin ellos no hubiéramos podido empezar nada.


¿Cuáles son los logros obtenidos hasta ahora?

El logro principal creo que es haber sido capaces de ir pivotando nuestra estrategia, e ir adaptándonos a los tiempos y a las oportunidades que se iban planteando al corto y medio plazo.


Afortunadamente, ha venido acompañado de otros logros. Personalmente creo que el más importante como logro empresarial es haber sido seleccionado como uno de los 10 proyectos de “Momentum Project 2012”, una iniciativa de ESADE y BBVA con el objetivo de fortalecer el emprendimiento social.

 

¿Qué necesitarías para que vuestro proyecto sea un completo éxito? Entre otras cosas, necesitaríamos involucrar a las empresas de paquetería y distribución, para que colaboren y apoyen un reparto que no contamine, que no congestione las ciudades, que respete al peatón, etc.


Nos gustaría que, en general, se pensara más en las generaciones futuras, que llegarán y se encontrarán un planeta que hubiera podido estar mucho mejor cuidado, pero que por intereses económicos o, simplemente, por rutina y egoísmo se está maltratando de forma innecesaria.
 

¿Cómo ha evolucionado con el paso del tiempo? ¿Os habéis tenido que reinventar? Cuando arrancamos, la idea era dedicarnos única y exclusivamente a la explotación de los triciclos (bici-taxi) como soportes publicitarios, la posibilidad de realizar transporte de mercancías ni se nos pasó por la cabeza. Ha sido un proceso de reinvención continua. Diría que en tres ocasiones, desde 2006, nos hemos encontrado en el siguiente cruce: crecer o desaparecer. Hasta ahora siempre hemos podido apostar por la primera opción.

 

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

Entendiendo como sector “la movilidad sostenible”. Creo que las oportunidades son muchísimas, ya que existen muchas formas de hacer más respetuoso y sostenible el paso del ser humano por el planeta.

Y lo más importante, y que más oportunidades presenta para el emprendedor, es que la priorización de los valores por parte de los clientes está cambiando, y por suerte al valor de la sostenibilidad cada vez se le da más importancia.

 

¿Cuál es la situación en España de este sector?

Nuestra sensación es que hay mucho por hacer, pero que la situación es cada vez mejor, ya que se trata de un sector en alza, que además, como solemos decir, actualmente tiene el “viento a favor”, ya que tanto las políticas medioambientales y urbanísticas como sociales (entre muchos otros factores) caminan hacia un objetivo común: cuidar y proteger nuestro entorno, adaptar nuestras ciudades a “Smart Cities”. Y lo más importante, el cambio de mentalidad. No solamente es “de arriba hacia abajo”, creemos que se trata de un cambio multidireccional y con mayor masa crítica día a día.


¿Existe suficiente demanda en tu sector? ¿Quiénes son tus clientes? Nos gustaría que hubiera más demanda de la que hay, esto creo que es innato. De todas formas, por suerte, no ofrecemos un solo servicio, y esto nos permite poder soportar y adaptarnos mucho mejor a las subidas y bajadas de demanda.

En la distribución de última milla, actualmente nuestro core-business, destacamos la confianza que han depositado en nosotros clientes como Seur, Eroski, Gureak, diferentes departamentos e instituciones locales, aunque no queremos olvidar cada uno de los pequeños clientes donostiarras. Gracias a ellos también conseguimos seguir adelante. Todos ellos son importantes.


¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

El trabajo en red para nuestra empresa es vital, ya que le ofrece la posibilidad de formar parte de una especie de ecosistema, que suele ser muy sano. Un ecosistema que cubre todo tipo de ámbitos, financiero, formativo, profesional, conocimiento de otros emprendimientos, mentores, estudiantes… Con calidades y posibilidades muy diversas, pero muchas veces con un objetivo y sueño en común: conseguir un cambio social y andar juntos hacia un mundo más humano, generoso y respetuoso. Y, además, hacerlo de forma económicamente sostenible.

 

¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Es muy difícil dar un consejo genérico para cualquier emprendedor que comience, porque cada caso, sector, y emprendedor son un mundo, tienen su historia y su porqué. De todas formas, mi consejo sería que ante todo, sean positivos y transparentes.

 

Y les deseo que sean capaces de encontrar la felicidad durante el camino y la aventura de emprender. Les recomendaría que no esperen a llegar al objetivo final para disfrutar (y brindar), porque la felicidad no está en el destino final, la felicidad es una forma y actitud de recorrer el camino del día a día, que además, seguramente no será un camino de rosas. Muchísima suerte y salud a todos ellos.

Daniel participo en el 4º Encuentro emprendeverde “Emprendimiento en Movilidad Sostenible”.

 

Perfil de Daniel Ruiz en la Red emprendeverde 

 

¿Te ha gustado?, compártelo