Otras entrevistas
iConcept, material de oficina innovador y responsable
iConcept / Concepto - i es uno de esos modelos de...
AUARA, agua mineral con valores sociales y medioambientales
Vender  agua mineral embotellada en botellas...
Seabin, papeleras que recogen la basura flotante en el mar
Andrew Turton y Pete Ceglinksi son los padres de...
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Bound4blue, hidrógeno y oxígeno como alternativa a los combustibles fósiles

Bound4blue, hidrógeno y oxígeno como alternativa a los combustibles fósiles

http:///gos-de-natura Comentarios (0)

, , , , , , , ,


José Miguel Bermúdez Miquel | CEO y fundador de bound4blue


 

La producción de hidrógeno y oxígeno usando para ello recursos renovables, sin ninguna clase de emisión contaminante, es el leitmotiv de bound4blue, “un proyecto de I+D+i intensiva en el que el producto en sí está enfocado a medio plazo y pasa por terminar licenciando nuestra tecnología a entidades con el músculo financiero e industrial suficiente como para explotarla comercialmente”, puntualiza José Miguel Bermúdez Miquel, graduado en Ingeniería Aeronáutica en la Universidad Politécnica de Cataluña, CEO y fundador de la iniciativa.

 

Un sistema de velas rígidas inteligente, que cambian su forma a voluntad y se adaptan a las condiciones del viento permite obtener el hidrógeno y el oxígeno que puede ser utilizado como combustible reemplazando así a los derivados del petróleo. “bound4blue tiene un sistema capaz de producir el combustible del futuro sin ningún impacto, ni tan siquiera visual, y  a la vez competitivo en coste frente al hidrógeno producido en base al petróleo o al gas natural”, recalca José Miguel.

 

La iniciativa ha participado en el stand de la Red emprendevede en The South Summit, en cuyo concurso de startups quedaron finalistas. "Este tipo de eventos dan mucha visibilidad. Por otro lado, el networking es algo siempre interesante y los contactos realizados son también de gran valor para nosotros”, concluye.

 

 

La historia de bound4Blue empieza con el hidrógeno. ¿Por qué apostasteis por este gas para poner en marcha vuestro proyecto?

En primer lugar, el principal motivo es que no estamos muy lejos de que el hidrógeno empiece a ser pieza clave dentro de nuestra sociedad. Prueba de ello son las grandes cantidades de recursos que se destinan a tecnologías del hidrógeno, sin ir más lejos, dentro del programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea. Por otro lado, el sistema de bound4blue requiere de almacenar de alguna forma la energía generada a bordo de la embarcación para poderla canalizar, y, tras analizar distintas formas de hacerlo, la más efectiva a todos los niveles es hacerlo en forma de hidrógeno y oxígeno, que se genera simultáneamente y tiene una gran valor de mercado). Además, ya que es un sistema marino, lo lógico es intentar utilizar lo que tenemos alrededor, que en este caso es agua, dividiendo el hidrógeno y el oxígeno que la forman. Por último, cabe mencionar que la aplicación del hidrógeno hoy en día ya es una realidad en el ámbito industrial, con un volumen de mercado de más de 80.000 millones de dólares anuales, con lo que atendiendo solamente a estas cifras es justificación suficiente.

 

¿Cuándo y cómo os embarcáis en este proyecto?

El proyecto nace en 2006 a partir de una idea conjunta con Ignacio Bermúdez Sánchez —mi padre—, Jorge Salas y yo. Después de trabajarlo a nivel técnico, los primeros resultados fueron muy positivos, así que decidimos seguir profundizando en esa línea, apoyándonos en la Universidad Politécnica de Cataluña y en distintas tesis de fin de carrera que se hicieron sobre bound4blue. Pero no ha sido hasta 2014 cuando, tras trabajar a nivel técnico y adquirir formación y experiencia en cómo convertir el proyecto en una realidad empresarial, decidimos lanzarlo como tal. Y hasta hoy.

 

¿Qué servicios ofrecéis?

Básicamente bound4blue es un proyecto de I+D+i intensiva. Es decir, hace falta un potente desarrollo y a la vez intensivo en capital. Por tanto, el “producto” en sí está enfocado a medio plazo y pasa por terminar licenciando nuestra tecnología a entidades con el músculo financiero e industrial suficiente como para explotarla comercialmente, o bien a través de acuerdos estratégicos con dichas entidades, cosa que ya estamos trabajando, desde el principio. Por otro lado, tenemos también la capacidad de realizar proyectos de ingeniería y consultoría relacionados con el hidrógeno y derivados, y es una actividad paralela que estamos empezando a desarrollar en estos momentos.

 

¿Cómo producís el oxígeno y el hidrógeno y cómo se le suministra a los clientes?

bound4blue ha diseñado y patentado un sistema de velas rígidas inteligente, capaz de cambiar su forma a voluntad y adaptarse a las condiciones del viento, convirtiéndolo en un sistema extraordinariamente eficiente.

 

Por tanto, el foco del proyecto gira alrededor al diseño de estas velas, que por un lado, permiten ser integradas en grandes buques para el ahorro de combustible y emisiones, y por otro, forman parte de un conjunto más amplio, que permitirá la generación de hidrógeno de forma eficiente, lo que es claramente la misión de bound4blue. Como sistema generador de hidrógeno (y oxígeno como subproducto), el principio de funcionamiento de bound4blue es el siguiente:

-La embarcación abandona el puerto con el uso de un motor y se dirige a un área con vientos de intensidad alta.

-Una vez allí, la embarcación apaga el motor y navega a vela utilizando las velas rígidas siguiendo la dirección de máxima intensidad del viento tan sólo para adquirir una velocidad alta. Sumergidas hay una turbinas que hacen la función inversa a una hélice normal, es decir, que giran, dado que la embarcación se mueve por efecto de las velas. Al girar, producen energía mecánica que es la que se utilizará posteriormente para el proceso de electrólisis (división del agua en hidrógeno y oxígeno). A mayor velocidad de la embarcación, mayor es la producción de hidrógeno y de oxígeno. Los gases se almacenan en tanques a alta presión comunes.

-Cuando los depósitos están llenos, la embarcación enciende un motor de hidrógeno y regresa al puerto para descargar estos depósitos, contenedores ISO estándar, cargar contenedores vacíos y volver a iniciar el proceso.

 

¿Qué usos tiene el hidrógeno?

El hidrógeno tiene ya hoy en día infinidad de aplicaciones, siendo las más destacadas estas:

  • Su uso directo para el refinado del petróleo, es decir, convertir el crudo en diésel o combustible de aviones (keroseno).
  • Es un elemento básico para la producción de amoniaco, que es el producto químico más utilizado en el mundo. El amoniaco se utiliza, a su vez y entre otras cosas, para producir fertilizantes para la agricultura. La fórmula química del amoniaco es NH3, así que el hidrógeno está plenamente presente.
  • También se utiliza en infinidad de procesos químicos comunes, en la fabricación de determinados tipos de vidrio, como combustible para cohetes y satélites, etc.

El mercado del hidrógeno se encuentra en pleno crecimiento. La Tierra se dirige al fin de la era del petróleo. El precio del barril, así como las emisiones de CO2, presentan a medio plazo una tendencia alcista. El hidrógeno, por su lado, es el elemento más abundante del universo y ofrece una alternativa sostenible y eficiente al petróleo para la producción de energía y para el transporte, gracias al desarrollo de las pilas de hidrógeno. No obstante, no es necesario mirar al futuro desarrollo de la economía del hidrógeno para que tenga sentido la inversión en tecnología del hidrógeno. La oportunidad que ya presenta el mercado actual del hidrógeno, con 24 millones de toneladas producidas, justifica sobradamente el desarrollo. Por lo tanto, el mercado del hidrógeno existe y va a experimentar un gran crecimiento en los próximos años.

 

Aparece un problema que es, por tanto, una gran oportunidad: a día de hoy, la producción de hidrógeno está dominada (96%) por los métodos de producción basados en hidrocarburos, ya que sus costes de producción asociados resultan ser los más competitivos. Es obvio, que el coste de producción del hidrógeno para los métodos basados en hidrocarburos va ligado al coste y disponibilidad de esos hidrocarburos, por lo que se va a ir incrementando, llegando a un punto en que no será rentable ni sostenible. Todo ello, viene agravado por las emisiones contaminantes de este tipo de método de producción.

 

La oportunidad está clara: se requieren sistemas de producción de hidrógeno basados en tecnologías eficientes, sostenibles y con costes de producción competitivos, para poder desvincularse de los hidrocarburos y poder cubrir la demanda actual y futura de hidrógeno.

 

¿Qué peso tiene la inversión en I+D+i en bound4Blue?

El 100%. Como hemos comentado antes, bound4blue es en esencia un proyecto de I+D+i puro, por lo que todos los recursos están focalizados en dicha tarea.

 

¿Dónde está el valor añadido de vuestra iniciativa?

Básicamente en poder ofrecer un sistema que permita producir hidrógeno de forma sostenible, escalable, con recursos renovables, sin que tenga impacto visual como en el caso de los aerogeneradores y competitiva en coste (€/kg) incluso con los métodos de producción de hidrógeno basados en el uso del petróleo o el gas natural para hacerlo.

 

¿Quiénes forman vuestro equipo?

Actualmente, además de otros miembros, lo formamos tres ingenieros aeronáuticos (David Ferrer Desclaux, Cristina Aleixendri Muñoz y yo mismo), un ingeniero industrial y MBA (Francisco Sáenz Sáenz, a través de la participación de IDI Eureka como socio en bound4blue), Marcos Urarte Alonso, del Grupo Pharos, para temas de estrategia y negocio e Ignacio Bermúdez Sanchez, con más de 30 años de experiencia en la construcción de estructuras metálicas y maquinaria industrial.

 

¿Qué peso ha tenido vuestra formación universitaria en el desarrollo del proyecto?

Muy amplio. En el sentido técnico de la frase, muy relevante, ya que gran parte del sistema se fundamenta en el diseño de velas rígidas que hemos conseguido, y eso es de ámbito aeronáutico 100%. Por otro lado, la formación de algunos de nosotros en aspectos de negocio es también clave para el desarrollo del proyecto.

 

¿Cuál es vuestro principal valor ambiental?

El poder tener un sistema capaz de producir el combustible del futuro sin ningún impacto, ni tan siquiera visual, y que a la vez sea competitivo en coste frente al hidrógeno producido en base al petróleo o al gas natural.

 

 

¿Para poner en marcha el proyecto contasteis con el apoyo de inversores?

Al principio contamos con el capital semilla de nuestro primer socio industrial, IDI Eureka, y en el mes de septiembre de este año hemos cerrado nuestra primera ronda de inversión, con el apoyo de dos business angels y la entrada en la incubadora de empresas de la Agencia Espacial Europea, que también nos apoya financieramente. No obstante, estamos ya trabajando en articular la segunda ronda de inversión.

 

¿Qué puntos fuertes destacarías de vuestro proyecto?

Es un sistema novedoso, totalmente distinto a lo que se ha planteado hasta la fecha, y contamos con mucha Intellectual Property (es decir, patentes y diseños industriales) sobre el mismo, lo cual nos posiciona en un punto de partida interesante, aunque nos falta aún mucho camino por recorrer. Por otro lado, como ya hemos comentado, podemos ofrecer un sistema que permita producir hidrógeno de forma sostenible, escalable, con recursos renovables, sin impacto visual y sobre todo capaz de competir en coste con los métodos de producción de hidrógeno basados en el uso del petróleo o el gas natural.

 

¿Con que apoyos de entidades cuenta vuestra iniciativa?

Hasta la fecha trabajamos con el Centro Nacional del Hidrógeno, la Fundación Hidrógeno Aragón, Isonaval (ingeniería naval), IDI Eureka (ingeniería estructural), CIEMAT (asesoramiento futuro en temas de renovables y pruebas),  Grupo Pharos (gestión y estrategia) o la Universidad Andrés Bello de Chile.

 

Habéis participado en South Summit, en el stand de la Red emprendedeverde, ¿qué valor tienen para los emprendedores este tipo de eventos?

En primer lugar mucha visibilidad, tanto estando físicamente en el stand como, en nuestro caso, participando en el concurso de startups organizado en el evento, donde quedamos finalistas. Por otro lado, el networking es algo siempre interesante, y los contactos realizados son también de gran valor para nosotros. Este tipo de eventos siempre ayuda en múltiples frentes, aunque los más relevantes sean los dos ya comentados y la posibilidad de verse con inversores directamente.

 

 

 

 

Puedes compartir aquí tus ideas para superar los retos de la economía circular hasta el día 8 de noviembre¡Anímate a participar!


 

¿Te ha gustado?, compártelo