Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Idai Nature, soluciones naturales para el cultivo de frutas y verduras sin residuos químicos

Idai Nature, soluciones naturales para el cultivo de frutas y verduras sin residuos químicos

05/10/2016


Lo que impulsó a Carlos Ledó Orriach, un ingeniero agrónomo que ha puesto en marcha varias empresas, a embarcarse en un proyecto de emprendimiento en el ámbito de la agricultura ecológica fue “observar una necesidad trascendente de mercado no satisfecha: al consumidor no le era posible adquirir frutas y verduras sin residuos químicos al mismo precio que las convencionales”. Así nació Idai Nature, con el objetivo de que los agricultores dispusieran de soluciones naturales para que sus cultivos estuvieran libres de residuos químicos.


Los fertilizantes, biospesticidas y biofungicidas son los productos que comercializa la empresa y que vende en España y otros 25 países de todo el mundo. Unos productos “naturales y de elaboración propia” que contribuyen a que la tierra proporcione “alimentos sanos y seguros y que se la libere de la sobreexplotación y contaminación derivada en muchos casos del uso de químicos a acuíferos y suelos”, insiste el fundador de la Idai Nature.


Carlos insiste en el compromiso con el medio ambiente de una iniciativa que factura nueve millones de euros al año y en la que trabajan más de 60 personas. “Nuestras soluciones naturales han ahorrado la emisión de dos millones de toneladas de pesticidas al medio ambiente –comenta–, con previsión de llegar a 16 toneladas de ahorro en los próximos cuatro años”.


¿Cuándo y por qué decidisteis crear Idai Nature?

Idai Nature nace en 2010 a raíz de observar una necesidad trascendente de mercado no satisfecha. Al consumidor no le era posible adquirir frutas y verduras sin residuos químicos al mismo precio que las convencionales; debía pagar un mayor precio y además no las podía encontrar en todos los supermercados o establecimientos de alimentación. Decidí, por tanto, que era necesario ofrecer al agricultor la posibilidad de cultivar de forma rentable frutas y verduras libres de residuos químicos.  


¿A qué os dedicáis?

Elaboramos productos fertilizantes, biopesticidas y biofungicidas a través de la mezcla de materias primas naturales con extractos botánicos y minerales.

Además, ofrecemos a nuestros clientes un protocolo de trabajo integral que incluye, en primer lugar, el asesoramiento técnico en soluciones naturales y sin residuos para cubrir todas las necesidades de los cultivos. Posteriormente, realizan el suministro de los productos naturales incluyendo el asesoramiento en cuanto a sus mezclas y momento de aplicación. Por último, nuestro equipo de ingenieros agrónomos realiza un seguimiento exhaustivo de los resultados obtenidos para garantizar su efectividad.

 


¿Todos vuestros productos son 100% naturales?

Naturales y de elaboración propia. IDAI es el acrónimo de I+D+i agrícola. Entendemos que cubrir las necesidades de los cultivos de forma natural y sostenible pasa necesariamente por una apuesta decidida por la investigación constante para desarrollar productos completamente innovadores. Por ello, disponemos de un laboratorio propio al que se dedican números recursos técnicos y de personal.

Cabe destacar que todos nuestros productos han logrado el respaldo de las certificadoras ecológicas más exigentes.


Además de la venta en España, exportáis a países en todo el mundo.

Actualmente exportamos a 25 países. Desde nuestros comienzos hicimos una clara apuesta por la apertura y consolidación de mercados internacionales, tanto a nivel europeo como extracomunitario.

Disponemos de un gran número de distribuidores internacionales y de agentes comerciales extranjeros. Además, donde las condiciones del mercado así lo han exigido hemos implantado filiales productivas; es el caso de México, Argelia, Turquía y recientemente Estados Unidos.


¿Qué impacto social y ambiental tiene vuestra iniciativa?

Nos importa nuestra sociedad en su conjunto, por eso nos esforzamos día a día por divulgar y concienciar sobre la importancia que tiene para nuestra salud consumir alimentos libres de residuos químicos.  Dedicamos un porcentaje de nuestros beneficios a la investigación contra el cáncer y otras causas benéficas. Además, fomentamos la práctica del deporte, contamos con un equipo de atletismo propio, participamos en carreras solidarias y llevamos a cabo patrocinios deportivos.

Por otra parte, estamos muy concienciados con el cuidado del medio ambiente: nuestras soluciones naturales han ahorrado la emisión de dos millones de toneladas de pesticidas al medio ambiente, con previsión de llegar a 16 toneladas de ahorro en los próximos cuatro años. Asimismo, internamente apostamos en nuestras instalaciones por el ahorro de energía y el reciclaje. Estamos, además, acreditados por la norma medioambiental ISO: 14001.


A lo largo de vuestra trayectoria, ¿cómo ha evolucionado la agricultura ecológica en España y en concreto vuestro sector?

España ha sido uno de los países de la UE más dinámicos en agricultura ecológica y destaca como el país en el que más ha crecido la superficie orgánica en estos últimos 15 años. Se ha multiplicado por 4,2, hasta 1,6 millones de hectáreas, muy por encima de la media comunitaria, que se ha duplicado.

Nuestro sector ha experimentado un crecimiento análogo, sin embargo, como ocurre en el caso de la agricultura ecológica, nuestra producción está también fuertemente orientada a la exportación.

 


¿Qué reconocimientos habéis recibido a vuestra labor?

Idai Nature es una de las empresas más premiadas en innovación del sector agrícola de España y nos sentimos muy orgullosos de ello. Hace tres años fuimos elegidos como la mejor empresa innovadora de la Comunitat Valenciana y a nivel nacional hemos recibido premios como el de CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa) y el Premio Nacional a la Mejor Iniciativa Empresarial. Idai Nature ha sido recientemente ganadora nacional de los European Business Awards. Estos premios de reconocimiento empresarial están considerados como los más grandes e importantes de Europa.

Los premios son para nosotros una responsabilidad y un reconocimiento que nos anima a seguir esforzándonos día a día. Además, fuimos una de las muy pocas empresas innovadoras españolas elegidas por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para tener un encuentro empresarial durante su visita a España de julio de 2016.


¿Cuáles son las principales dificultades a las que os enfrentáis?

Los canales de acceso, la legislación específica de cada país, etc.  La fase de registros de acuerdo a cada marco legal es una labor previa a cualquier entrada en un nuevo país y requiere de un trabajo importante de conversaciones con nuestros distribuidores.


¿Cómo ves a la empresa en unos años?

Como un referente a nivel mundial para apoyar a las agroindustrias a producir frutas y verduras sin residuos químicos e incluso que se puedan certificar como de residuo cero con el sello “Yo Sano” o como ecológico.


Cómo fabricantes de soluciones naturales para el cultivo de frutas y hortalizas sin residuos químicos, ¿en qué condiciones competís con fabricantes de las mismas soluciones no ecológicas?

Una de las mayores dificultades ante las que nos encontramos es la presión comercial de las multinacionales químicas, la presión que ejercen en Bruselas los lobbies de la industria química y la costumbre en el uso de productos químicos para el cultivo de alimentos y el desconocimiento sobre sus posibles efectos nocivos sobre la salud de las personas.

 


¿Cuáles son vuestras perspectivas de futuro?

Tenemos nuevos proyectos en varios países asiáticos en los que, siguiendo la tendencia global hacia la seguridad alimentaria, la filosofía Idai Nature encaja perfectamente.

Además, este año tenemos previsto potenciar la distribución de nuestros productos en seis o siete países nuevos, entre ellos Kazajistán y Letonia en Europa, Kenia en África y Honduras, Guatemala y El Salvador en Latinoamérica.


¿Qué es lo mejor de ser emprendedor de una iniciativa sostenible?

En mi opinión, crear una empresa es una experiencia que te transforma, en lo personal y en lo profesional. Además, el hecho de que tenga un componente social da un plus de satisfacción incalculable a tu esfuerzo. Dejar un mundo mejor del que me he encontrado es lo que me empuja a seguir trabajando y esforzándome día a día en busca de la excelencia.


 

 


¿Te ha gustado?, compártelo