Otras entrevistas
iConcept, material de oficina innovador y responsable
iConcept / Concepto - i es uno de esos modelos de...
AUARA, agua mineral con valores sociales y medioambientales
Vender  agua mineral embotellada en botellas...
Seabin, papeleras que recogen la basura flotante en el mar
Andrew Turton y Pete Ceglinksi son los padres de...
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Corkup, innovación en productos publicitarios con el corcho como materia prima

Corkup, innovación en productos publicitarios con el corcho como materia prima

07/03/2017

, , , ,

Explorar las posibilidades del corcho para fabricar diferentes tipos de objetos y productos innovadores de regalo promocional y de merchandising es el objetivo de Corkup, una iniciativa que lanzaron hace más de dos años Álvaro Granados Pastor y Francisco José Corral Torres. Poniendo especial atención en el diseño de sus productos, entre los cuales las tarjetas de visita son los más demandados por las empresas, estos emprendedores tienen claro el enorme potencial que tiene este material. “Es resistente y ligero, aislante térmico y acústico, impermeable a líquidos, elástico, ignífugo e hipoalergénico”, enumeran. Una versatilidad que se une a su gran valor sostenible. “La producción de corcho protege realmente la biodiversidad y favorece la economía rural: se estima que la transformación de un kilo de corcho puede absorber hasta 50 kg de CO2 de la atmósfera y si va unido a una gestión responsable del bosque y a repoblaciones, favorece la dehesa”, concretan. 

La empresa pone en valor el corcho como material natural y ecológico que sirve como plataforma publicitaria tanto en lo que respecta al propio merchandising como al packaging. “Los productos son propuestos a empresas que desean transmitir una identidad diferenciadora y unos valores responsables”, explican. 

Muchos de sus clientes compran sus productos, que se venden exclusivamente online, desde Francia. Como aspectos a potenciar de su iniciativa esperan “destacar en la innovación, trabajar en la trazabilidad del producto final, en su huella de carbono y lograr un objeto promocional verdaderamente ecoinnovador”, concluyen.

  

¿Por qué decidisteis poner en marcha este proyecto? ¿Por qué apostasteis por el corcho como material?

Los dos conocíamos la materia, que está muy presente en la península. En 2013 Fran y yo coincidimos en Burdeos, ciudad en la que está muy presente la cultura del vino. Es allí cuando hablamos por primera vez de las posibilidades del corcho como un material más allá de la fabricación de tapones. Fran había presentado un pequeño proyecto en referencia al mundo del corcho en sus estudios de Comercio Internacional que dejó aparcados. El entorno junto con las ganas de emprender se materializó en Corkup. 

En 2014, acudí al foro al Internacional del Sector Corchero, en el CSIC de Madrid –Portugal y España– son los mayores productores de corcho a nivel mundial. Allí se habló de la necesidad de conservación de este gran patrimonio nuestro que es el bosque del alcornocal, la dehesa.  La ponencia del presidente de Amorim, líder mundial en producción de corcho,  estuvo más enfocada hacia el futuro económico del sector. Las iniciativas innovadoras en el sector, con nuevas aplicaciones y productos son clave para la industria del corcho, así como la conservación y gestión del bosque. 

Sabía que allí había futuro y sigo estando convencido de ello. Otra cuestión es plasmarlo en un proyecto coherente, que genere valor y concienciación en un cliente que esté dispuesto a pagar por ello. Esto es mucho más difícil en la actualidad.

 

¿Diseñáis además de fabricar los productos? 

Sí, el diseño del producto nos permite diferenciarnos. Los creamos en base a las demandas de nuestros clientes y a las experiencias e informaciones que recibimos en contacto directo con el mercado. Intentamos seguir la metodología Lean Startup para crear mínimos productos viables.

 

¿Qué posibilidades ofrece el corcho como material? ¿Cuáles son sus ventajas frente a otros materiales? 

El potencial del corcho es enorme. Tiene unas propiedades físicas que ningún otro material puede igualar, destacando que estas propiedades son naturales e innatas. El corcho es resistente y ligero, aislante térmico y acústico, impermeable a líquidos, elástico, ignífugo e hipoalergénico. 

Por otra parte, la propia industria del corcho, bien gestionada, favorece el desarrollo sostenible. Sus posibilidades son enormes pero hay que invertir en I+D+i, ya que se trata de un sector muy tradicional que en España ha estado demasiado vinculado a los tapones.
 

 

¿Dónde se fabrican vuestros productos? ¿De dónde procede el corcho?

El corcho proviene de alcornocal portugués y español, y se transforma en España.

 

¿Cuál de vuestros productos es más demandado por las empresas y clientes para regalo?

Para los particulares, la pajarita de corcho tiene mucho éxito ya que es un producto muy original. En el caso de las empresas, las tarjetas de visita son muy demandadas, ya que aparte de ser un producto diferenciador, somos muy competitivos en este segmento.

 

¿Los regalos de empresa pueden personalizarse?

La personalización para las empresas es clave en nuestro proyecto. Por una parte, el marcaje de la imagen corporativa sobre el corcho en la técnica que corresponda. Por otro lado, el mismo objeto publicitario en sí, ecodiseñado con las informaciones que nos da la empresa.

 

¿Estáis estudiando nuevos diseños a partir de los cuales hacer nuevos productos para incluir en vuestro catálogo?

Continuamente, para el objeto promocional tenemos una biblioteca de productos potenciales: unos realizables y otros no, de momento. Igualmente para el caso del packaging con técnicas de fresado y moldes.

Nuestra idea clave es la continua evolución de los productos y técnicas y, por supuesto, mejorar los ya existentes.

 

¿Cuál es el valor diferencial de vuestros productos?

La de Corkup es una propuesta de marketing única. Causa impacto en la persona que lo recibe, un impacto mayor que con cualquier otro tipo de merchandising o packaging. Además esta experiencia de marca perdura más tiempo en la mente del consumidor. Un producto de corcho tiene una historia que contar. Es único, original y natural. Transmite una identidad diferenciadora que las marcas quieren poseer.

Además, aporta valores medioambientales y de responsabilidad social corporativa (RSC). Las empresas utilizan nuestros productos de diferentes formas: como elemento de su packaging, como regalo de empresa, eventos, prospección, fidelización, regalo a la prensa o incluso revendiéndolo.

En el embalaje, las cualidades físicas del corcho aportan valor diferencial: reduce el peso, tiene resistencia a impactos y compresión de la materia, aísla térmicamente y, además, es biodegradable, natural y ofrece una presentación de producto innovadora.

 

¿Cuál es el perfil de vuestros clientes?

Se trata de medianas y pequeñas empresas. Tenemos bastantes clientes en el ámbito del vino y otras bebidas espirituosas, agencias de comunicación, restauración y muchos pequeños proyectos con un componente ecológico.

 

Desde que pusisteis en marcha la empresa, ¿ha aumentado el número de clientes que buscan hacer un regalo fabricado en corcho?

Recibimos continuamente proposiciones de ejecución, colaboración y demanda de información acerca del corcho.
 



¿Cómo crees que ha evolucionado este sector, el de la fabricación en corcho, dentro de lo que es el mundo del regalo en España?

Han surgido muchas pequeñas empresas y artesanos que venden de forma local o a través de internet. Casi todos en el sector de la moda. La mayoría son revendedores, otros sí que diseñan sus propios productos.


¿Cuál es el logro del que estéis más orgullosos?

Hemos progresado mucho en el tema de la personalización sobre el corcho. Los prototipos que estamos haciendo para embalaje de botellas de licores avanzan bien y esperamos cerrar algunas colaboraciones próximamente.

 

¿Cuál es el valor ambiental del corcho?

La producción de corcho protege realmente la biodiversidad y favorece la economía rural.

Como propiedades ambientales, se estima que la transformación de un kilo de corcho puede absorber hasta 50 kg de CO2 de la atmósfera. El árbol no es talado para extraer el material, lo que le permite volver a reproducirlo en aproximadamente 10 años. Esta “saca” o “pela” es realizada a mano por la población rural de la zona, por lo que también afecta positivamente a la economía del entorno, evitando el despoblamiento de la dehesa. 

El uso comercial del alcornoque, si va unido a una gestión responsable del bosque y a repoblaciones, favorece la dehesa. Al contrario de lo que la gente pueda pensar, el problema no es la falta de alcornocales, sino su reforestación y la conservación del medio, que se ve deteriorado por un abandono y falta de uso.

 

¿Vuestros productos ecológicos cuentan con algún tipo de certificación?

El greenwashing está muy presente en este tipo de productos. La mayoría de lo que ofertan las empresas del sector por desgracia viene de China por cuestiones económicas. Nos dimos cuenta de que si queríamos tener una ventaja competitiva como proyecto y perdurar en el tiempo, teníamos que ofrecer productos cuya trazabilidad sea sostenible, responsable y demostrable. De momento no tenemos certificación como tal, pero esperamos contar con el apoyo de estas organizaciones en el futuro.
 

¿Cuál son los logros o hitos alcanzados por Corkup de los estáis más orgullosos?

Hemos sabido pivotar en el modelo de negocio, siempre intentando exponer poco riesgo. Creo que poco a poco el proyecto ha ganado en coherencia y lógica. En el camino hemos aprendido y seguimos aprendiendo mucho, cada día. El mundo del emprendimiento nos apasiona.

¿Qué aspectos de la iniciativa os gustaría reforzar?

El diseño del producto es importante para nosotros. Nuestro objetivo es destacar en la innovación del corcho de la mano de otras empresas o instituciones que nos apoyen con la investigación, mejora y perfeccionamiento.

Por otra parte, trabajar en la trazabilidad del producto final, en su huella de carbono y lograr un objeto promocional verdaderamente ecoinnovador, capaz de transmitir unos valores reales.

 


 

¿Quieres recibir todos los meses en tu correo más interesantes experiencias de éxito? 

Suscribete aquí al Boletin Red emprendeverde


¿Te ha gustado?, compártelo