Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Eko-REC, una nueva vida para las botellas PET

Eko-REC, una nueva vida para las botellas PET

05/05/2017

, , , ,

Lograr un mundo más sostenible convirtiendo residuos en recursos es, en palabras de Santiago Barba Vera, el objetivo de Eko-REC. La actividad de la empresa se basa en la conversión de botellas PET en láminas PET que se usan después en el sector de la alimentación y en fibra de poliéster destinada al sector de la automoción y al textil. “Se trata de un modelo absolutamente único en Europa: somos el único grupo que aúna el reciclaje de botellas PET con su transformación en las propias instalaciones”, puntualiza su director general.

El compromiso con la innovación es uno de los sellos del proyecto, en el marco del cual desarrollan diferentes iniciativas que buscan aportar valor dentro del modelo de la economía circular. Prueba de ello es el uso que dan a las redes de pesca para la elaboración de diversos productos y la conversión, en marcha, de su unidad de I+D en centro de investigación sobre reciclaje. Un centro que quieren convertir en “el principal centro de investigación sobre reciclaje terrestre y marino de Europa”.

Con una trayectoria de solo cinco años, la empresa mantiene 110 empleos directos y factura 16 millones de euros anuales. Su apuesta por la economía circular es rotunda. Queremos, de alguna manera, liderar el cambio hacia la economía circular –añade Santiago –. Y entendemos que eso pasa por seguir creando riqueza y generando empleo y también por inspirar a otras compañías”.


¿Cómo y cuándo nació el proyecto? ¿Qué os animó a poner en marcha una iniciativa que parte del reciclaje de PET?

El proyecto nació en el año 2012, al identificar la oportunidad de utilizar la economía circular como fuente de negocio. Asumimos que el hecho de crear valor compartido por parte de las empresas (entendiendo este como la aportación de soluciones óptimas a los clientes al tiempo que se maximiza el impacto positivo de la empresa para con los empleados, los directivos, los accionistas, las instituciones, la sociedad y el medio ambiente no es solo una necesidad y una responsabilidad, sino que, además, supone una gran oportunidad para ser fuente de riqueza y prosperidad para el entorno del cual formamos parte.

 

¿Qué cantidades de botellas PET recicláis?

En cantidades, reciclamos entre 5.000.000 y 6.000.000 botellas PET al día. O, dicho de otra manera, alrededor de 23.000 t de residuos post consumo (del contenedor amarillo) al año. Para hacernos una idea, equivaldría a llenar de botellas de PET todos y cada uno de los campos de fútbol de la Liga de fútbol española hasta una altura de 120 m.

  

¿Qué tipo de productos hacéis partiendo de la materia prima que utilizáis?

Partiendo de botellas PET, actualmente elaboramos dos productos bien diferenciados: lámina de PET para el sector de la alimentación, fundamentalmente, y fibra de poliéster para el sector de la automoción y el sector textil. Colaboramos en la fabricación de 10.000 t de envase nuevo al año, así como en la de alrededor de 1.500.000 coches al año (sus alfombrillas y moquetas).

No obstante, queremos destacar que uno de nuestros principales objetivos empresariales consiste en que, en 10 años, el 70 % de nuestros ingresos provengan de productos y/o actividades que en la actualidad no hacemos. De ahí que el I+D y la innovación sean pilares fundamentales de la compañía. Investigamos, desarrollamos y llevamos a cabo diferentes proyectos de productos y actividades que, en el marco de la economía circular, puedan aportar valor. Fruto de este esfuerzo por innovar, hoy somos capaces de participar en la cadena de valor de productos tales como tejidos y prendas de ropa sostenible (camisetas, abrigos, pantalones,…), zapatillas sostenibles, gafas de sol a partir de redes de pesca, quillas de surf a partir de botellas o redes de pesca, filamento de impresoras 3D a partir de botellas o redes de pesca, etc. Y lo mejor es que seguimos investigando y desarrollando nuevas aplicaciones potenciales de los residuos y que estamos abiertos a estudiar, desarrollar y colaborar en cualquier idea de negocio en este sentido. 

 

Trabajáis también con las redes de pesca contribuyendo a su revalorización. ¿Qué uso les dais?

Efectivamente, nos valemos de residuos marinos (redes de pesca) para la elaboración de diferentes productos, participando así de manera activa en la limpieza del mar, de los océanos y nuestras costas. En la actualidad, esto se traduce en la obtención de materiales fundamentalmente para el sector textil (tejidos y complementos), si bien estamos en búsqueda permanente de nuevas aplicaciones y oportunidades de negocio.

¿Qué peso tiene el I+D+i en vuestra iniciativa?

Siendo la innovación, como decíamos, uno de los pilares de nuestra compañía, el I+D+i es algo fundamental. En este sentido, en Eko-REC contamos con una puntera unidad de I+D en proceso de transformarse en un “centro de investigación sobre reciclaje”. Es más, el objetivo es convertirlo en el principal centro de investigación sobre reciclaje terrestre y marino de Europa. Y es por ello que en la actualidad trabajamos en multitud de proyectos en este ámbito, algunos de ellos para optimizar la eficiencia de materiales y residuos a nivel interno y otros para buscar nuevas aplicaciones a los materiales. Muchos de estos proyectos se convertirán, si no lo son ya, en verdaderas oportunidades de negocio en el marco de la economía circular.

 

¿Qué posibilidades/ventajas ofrece el plástico PET para fabricar, a partir del mismo, productos?

La principal ventaja del plástico PET es que se trata de uno de los plásticos de envase que permiten una mayor “reciclabilidad” (a falta de términos más precisos, nos permitimos la licencia de entender esta palabra como “capacidad de un material para ser reciclado”). Esto significa, por un lado, que es más fácil de reciclar que otros materiales; y, más importante todavía, que permite ser reciclado tantas veces como sea necesario, de manera prácticamente ilimitada.

 

¿Cuál es el valor ambiental y social de vuestra iniciativa?

El valor de Eko-REC como proyecto ambiental y social es enorme. Reciclamos 23.000 t de envases post consumo al año, evitando así la emisión a la atmósfera de alrededor de 42.000 t de CO2, el equivalente a lo que anualmente conseguirían 500.000 árboles. Con el reciclado de botellas PET, además de darle una segunda vida al producto (o tercera, o cuarta,…), en su posterior uso para la fabricación de diferentes productos se consume un 20 % menos de agua, un 50 % menos de energía y se contamina un 60 % menos (según datos facilitados por Ecoalf). Y nuestra tarea con el reciclaje y la revalorización no solo no termina ahí, sino que, además, desde el departamento de I+D+i seguimos investigando para buscar nuevas aplicaciones potenciales a lo que ya se recicla, y también para reciclar lo que hoy no se recicla.

Además, creamos y mantenemos empleo local (puestos de trabajo directos e indirectos), colaboramos con centros de investigación, centros formativos, escuelas y universidades; participamos de manera activa en diferentes iniciativas y comunidades (tanto locales como globales) que promueven la economía circular y nos comprometemos a dar apoyo y colaborar con cualquier proyecto e iniciativa que comparta nuestra misión de “crear un mundo más sostenible”.

 

¿Cuál es el valor de Eko-REC como proyecto de economía circular?

Como proyecto de economía circular, trabajamos por ser uno de los mayores referentes industriales de economía circular de Europa. Queremos, de alguna manera, liderar el cambio hacia la economía circular. Y entendemos que eso pasa por seguir creando riqueza y generando empleo y también por inspirar a otras compañías, esto es, ser un ejemplo de que generar valor compartido (a todos los grupos de interés) de manera sostenible en el tiempo es algo posible. Un ejemplo, en definitiva, de que los buenos valores crean valor, en todos los sentidos.

 

Para poner en marcha la iniciativa,  ¿con qué fondos contasteis?

El proyecto se puso en marcha por medio de fondos propios, de manera íntegra, sin contar con ningún tipo de ayuda o subvención de carácter público.

 

¿Cuáles han sido los principales logros de estos años?

En líneas generales, el principal reto de los primeros años de vida fue el de consolidar el proyecto. Una vez consolidado, las siguientes fases pasaron por comenzar la andadura en la construcción del ambicioso centro de investigación sobre reciclaje que citamos con anterioridad y, relacionado con ello, el desarrollo de proyectos punteros e innovadores en esta línea, al tiempo que seguíamos trabajando por robustecer la actividad industrial, ampliar el negocio actual y penetrar en diferentes mercados.

 

¿Cómo son los clientes de Eko-REC?

Al elaborar dos productos bien diferenciados (lámina de PET y fibra de poliéster), para diferentes sectores industriales (el de los envases alimenticios y el de automoción, respectivamente), podemos decir que nuestros clientes son muy variados, si bien es cierto que en general trabajamos con empresas de primer nivel que, al ser quienes marcan la tendencia de sus mercados, son muy exigentes en aspectos tales como la calidad, el servicio y los plazos de entrega, lo cual nos exige perseguir y mantener un nivel de desempeño excelente.

 

¿Cuáles son vuestros retos como emprendedores?

Seguir innovando en el marco de la economía circular: seguir buscando nuevos productos y nuevas aplicaciones a los productos ya existentes. Y también, en línea con ello y con lo comentado con anterioridad, abrir camino y liderar la transición de las empresas hacia la economía circular.

 

¿Qué diríais a aquellos que aún se muestran escépticos sobre las posibilidades de crecimiento que tiene el modelo de la economía circular?

Simplemente les diría que vinieran a visitarnos… a nosotros y a tantas otras valientes compañías que han asumido el reto  de crear valor apostando por un modelo económico más responsable y sostenible, aunque no por ello con menos oportunidades de generar empleo y riqueza, sino todo lo contrario. Comprobarían, entonces, que esto de la economía circular no es una simple moda, sino una realidad que ha existido siempre, y que está cambiando las cosas.

 

¿Qué pensáis que es necesario para que la economía circular se consolide?

Debemos partir del hecho de que, para la consolidación definitiva de este modelo, es necesaria la colaboración de múltiples y diversos agentes que puedan influir con sus acciones en el desarrollo de la economía y de la sociedad.

En este sentido, son necesarias acciones en materia de legislación y fiscalidad (por ejemplo, con el diseño de políticas de mejora del reciclaje de residuos que sean más audaces y eficientes), acciones en materia de la educación (en muchos sentidos y a todos los niveles) y también es necesario fomentar el emprendimiento: fomentar el desarrollo de modelos de negocio en el ámbito de la economía circular, fomentar e impulsar nuevas ideas y nuevos proyectos. Y no solo externos a las organizaciones actuales, sino también internos, para, desde dentro, mejorar la eficiencia y potenciar la sostenibilidad de las mismas. Y cuando hablamos del aspecto más puramente empresarial, no hablamos solamente de crear valor en el marco de la economía circular, sino también de comunicarlo, darle visibilidad, con el objetivo de servir de ejemplo e inspirar a otras empresas para que se “suban al tren” de la economía circular.

 

¿Creéis que la economía circular es un campo en el que los emprendedores pueden poner en marcha sus iniciativas con éxito?

Desde luego que sí. El emprendedor es, en esencia, un “solucionador de problemas”. Y lo cierto es que, en el modelo económico actual podemos encontrar infinidad de problemas que pueden (y deben) ser solucionados. En el ámbito de la economía circular, por tanto, existen muchísimas oportunidades de negocio. Solamente hay que elegir un problema y buscarle una solución sostenible. Pero eso no significa que el camino sea fácil (ni vaya a serlo). Es arriesgado, complejo y duro. Es necesario ser valientes para dar el paso de poner en marcha una iniciativa y después perseverar para sacar adelante la idea. Y, por encima de todo, entender que el verdadero coraje no es la ausencia de miedo, sino la conciencia de que hay algo por lo que vale la pena luchar. Y hacer del mundo un lugar más sostenible al tiempo que se crea riqueza y se genera empleo, desde luego que lo merece.

 


¿Quieres conocer experiencias inspiradoras de emprendedores verdes en el ámbito de las basuras marinas?

image

 


 ¿Quieres recibir todos los meses en tu correo más interesantes experiencias de éxito? 

Suscribete aquí al Boletin Red emprendeverde


¿Te ha gustado?, compártelo