Otras entrevistas
Noticias
¿Buscas talento verde? Participa en el I Maratón de Empleo Verde
Si eres una empresa y estás buscando...
Arranca PrototipaCircular
15 emprendedores están participando en el...
El filón sostenible y sin barreras de la impresión en 3D
  Rapidez, ahorro en gastos y...
Inicio > Experiencias de éxito > SINdesperdicio, gestión socialmente responsable de residuos para darles una nueva vida

SINdesperdicio, gestión socialmente responsable de residuos para darles una nueva vida


El trabajo a partir de lonas de PVC y otras telas o retales que han concluido la vida útil para la que fueron concebidas y darles nuevos usos a partir de un proceso de upcycling es la razón de ser de SINdesperdicio, una iniciativa creada en 2006 y promovida por el Grupo Emaús Fundación. “SINdesperdicio es, más que una marca, una filosofía; aprovechamos materiales condenados a un vertedero para darles una nueva vida, a partir de un proceso local, artesanal y socialmente responsable”, resume Alberto Gastón, responsable del proyecto.


Una iniciativa que supone un “clarísimo ejemplo de economía circular, entendida además desde una visión en el marco de la economía solidaria, al poner en el centro a las personas y a partir de ahí construir algo común”. Los valores del proyecto son la inclusión social, el empoderamiento y el respeto al medio ambiente, poniendo el acento en “el aspecto sensibilizador que tienen nuestros productos para que clientes y la ciudadanía entiendan que el modelo productivo actual tiene fecha de caducidad”, explica Alberto.


A principios de cada ejercicio el equipo de SINdesperdicio se reúne para estudiar y analizar qué productos pueden prototipar y desarrollar. Un trabajo que después desarrollan codo a codo con el cliente y de forma manual. “No utilizamos programas técnicos; sacamos patrones, hacemos muestras y compartimos con el cliente –recalca–. El mejor programa que utilizamos es el dialogar y establecer unos cauces de comunicación transparentes”.



¿Cuándo se os ocurrió poner en marcha este proyecto?

Por entender mejor la iniciativa de SINdesperdicio, hay que contextualizarla dentro del Grupo Emaús Fundación, que es, en definitiva, la entidad que promueve este emprendimiento. Emaús lleva más de 35 años dedicándose a la gestión de residuos como actividad para lograr una inclusión social de colectivos en riesgo de exclusión. Si bien la actividad más conocida es la reutilización de productos a través de nuestras tiendas de segunda mano, también hay lugar para el desarrollo de otro tipo de iniciativas que se centran en otro escalón de la jerarquía de residuos. SINdesperdicio es un ejemplo de esto. Reciclamos materiales que están condenados a vertederos (principalmente banderolas publicitarias de PVC) para darles una nueva oportunidad a partir de la fabricación de bolsos y complementos.

 

El germen del proyecto lo encontramos en nuestra participación en un foro ciudadano en el que somos parte, el Consejo Asesor de Medio Ambiente de la ciudad de San Sebastián, cuando cuestionamos qué se hacía con el material publicitario que se utilizaba para anunciar eventos en la ciudad. Al darnos cuenta que no se gestionaban de manera sostenible y de que existían diferentes opciones para cumplir con la jerarquía de residuos, solicitamos acceder a ellas para poner en marcha un proyecto productivo entroncado en la economía solidaria. Y hasta hoy.  

 

¿Qué hace SINdesperdicio?

Cabe decir que SINdesperdicio es, más que una marca, una filosofía. Por ello, a nivel general, podemos decir que aprovechamos materiales condenados a un vertedero para, a partir de un proceso de upcycling, darles una nueva vida. Todo ello a partir de un proceso local, artesanal y socialmente responsable.

 

Hasta ahora hemos trabajado principalmente con banderolas publicitarias de PVC, sin embargo, aplicando esta filosofía a otros materiales, hemos comenzado a incorporar nuevos materiales al proceso (como pueden ser el proyecto #telamarinera, que reutiliza los toldos de la playa de Ondarreta y la Concha de San Sebastián).

 

¿Cómo trabajáis?

Con mucho cariño. Cada pedido es tratado de manera personalizada, puesto que somos conscientes de que nuestros clientes quieren diferenciarse del fenómeno de la moda de usar y tirar y apuestan por productos más exclusivos, con el valor añadido de que se trata de productos socialmente responsables, con todo lo que ello implica.

 

Cuando recibimos un pedido, activamos nuestro proceso creativo para dar al cliente un poco más de lo que espera. Así, si se trata de un cliente institucional, es decir, que genera banderolas (por ejemplo, museos, agencias de comunicación, teatros, ayuntamientos, etc.) ellos nos hacen llegar las lonas y nosotros las tratamos hasta convertirlas en productos SINdesperdicio. Las lavamos con productos no abrasivos, seleccionamos los patrones, cortamos y cosemos. Estos clientes luego utilizan los productos terminados como regalos institucionales, artículos promocionales de marketing, etc.

 

Por otro lado, si se tratan de clientes de calle, tenemos una serie de productos ya elaborados que se pueden consultar en nuestra página web (www.sindesperdicio.es) o bien solemos acudir a ferias o mercados para enseñar nuestros productos y sobre todo, mostrar que existe otro modo de hacer las cosas.  Estos clientes es gente que valora la producción local, artesanal y que sabe que con su compra está contribuyendo a una causa social. Valoran también la exclusividad que le aportan nuestros productos y todo lo que hay detrás de ellos.

 

 

 

¿Cuál es la filosofía de la empresa?

Por un lado, a nivel marco nos nutrimos de los valores del Grupo Emaús, que tienen que ver con la inclusión social, el empoderamiento y el respeto al medio ambiente.

 

Aterrizados estos principios a nivel de SINdesperdicio, abrazamos los valores vinculados con la economía solidaria, como pueden ser:

-          Colaboración y cooperación, antes que competencia.

-          Igualdad.

-          No lucratividad.

-          Promover alternativas de consumo responsable.

-          Respeto al medio ambiente.

-          Horizontalidad.

-          Producción local y artesanal.

-          Etc.

 

¿Qué valor tiene vuestra iniciativa en el marco de la economía circular?

Se trata de un clarísimo ejemplo de economía circular, entendida además desde una visión en el marco de la economía solidaria. Es decir, ponemos en el centro a las personas y a partir de ahí construimos algo común. Esto tiene implicaciones indirectas tales como el respeto a los y las compañeros/as, la horizontalidad, relacionarnos con el entorno de manera responsable, la cooperación, el trabajo en equipo, la igualdad, etc.

También ponemos especial atención en el aspecto sensibilizador que tienen nuestros productos. Creemos que es imprescindible que los clientes y la ciudadanía entiendan que el modelo productivo actual tiene fecha de caducidad y que es necesario que se den cuenta de que hay que buscar alternativas, que existen y que solo hay que buscarlas y apostar por ellas.

 

¿Qué importancia tiene el prototipado de productos para comercializar en vuestra iniciativa?

A principios de año, nos juntamos y analizamos qué productos podemos desarrollar para la temporada siguiente. Para esto vemos cómo está el mercado, que tendencias seguirá y qué capacidades tenemos. Hacemos una lluvia de idea y valoramos la factibilidad de cada producto. Lo malo es que, al tener tantísimos frentes abiertos, la generación de nuevos productos suele quedar relegada a un segundo plano y el día a día acapara nuestra actividad. Y no se trata solamente de SINdesperdicio, sino también de muchos proyectos transversales de Emaús.

 

Cuándo hacéis prototipos de productos, ¿obedece a una demanda del cliente o por qué detectáis algunas necesidades? ¿Cuál es vuestro leit motiv?

Es un mix de los dos. Por un lado, las necesidades las detectamos trimestralmente y las ponemos en común de manera anual.


Pero por otro lado es recurrente que nos lleguen clientes con sus propias ideas o diseños y que busquen un taller donde hacerlas realidad. Nos preguntan si sería posible hacer un producto determinado y entonces sacamos los patrones, hacemos una muestra y la compartimos con los clientes.

 

¿Qué pasos seguís al prototipar? ¿Usáis programas de diseño?

Es todo manual, no utilizamos programas técnicos. Sacamos patrones, hacemos muestras y compartimos con el cliente. A partir de la primera muestra, planteamos conjuntamente modificaciones del producto hasta llegar a un artículo satisfactorio.


El mejor programa que utilizamos es el dialogar y el establecer unos cauces de comunicación transparentes y cercanos.  

 

¿De qué logros os sentís más orgullosos en vuestra trayectoria?

No podríamos quedarnos sólo con un hito, puesto que SINdesperdicio es un camino lleno de ilusión. Por citar algunos, hemos participado en desfiles de moda, hemos abierto mercado en Holanda y hemos conseguido hacer bolsos y complementos con los icónicos toldos de Ondarreta y la Concha (San Sebastián), haciendo la colección #telamarinera conjuntamente con nuevos diseñadores.


Al final, el cúmulo de pequeñas cosas te va abriendo puertas y hace que gente y entidades contacten contigo y te propongan proyectos ilusionantes. Aun así, tenemos la sensación que el mejor de los hitos está aún por llegar.

 

¿Qué aspectos del proyecto os gustaría reforzar?

Al enfrentarnos a un mercado con tantísima competencia tenemos que mejorar los diseños (o buscar nuevas fórmulas y colaboraciones) y también prestar atención a la comunicación para lanzar un mensaje actual, con contenido y que no caiga en lo superficial.

 

¿Qué aconsejaríais a aquellos emprendedores que quieran poner en marcha iniciativas en las que el prototipado de productos sea importante?

Que se enamoren de su proyecto y que valoren todo lo que les pasa en el camino, tanto lo bueno como lo malo, como un aprendizaje continuo. 

 

 


 ¿Quieres recibir todos los meses en tu correo más interesantes experiencias de éxito? 

Suscribete aquí al Boletin Red emprendeverde


 

 Puedes inscribirte aquí hasta el 9 de octubre




 

 

¿Te ha gustado?, compártelo