Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > B-PET Filament, desarrollo de filamento de PET reciclado para impresoras 3D

B-PET Filament, desarrollo de filamento de PET reciclado para impresoras 3D



La impresión en 3D es una herramienta que permite desarrollar prototipos de forma rápida y reduciendo costes, además de ser más sostenible que el prototipado convencional. Un nicho de mercado tanto en cuanto a la fabricación de impresoras como en la del propio filamento de impresión. A esta actividad se dedica B-PET Filament, que como explica Francisco Callao, mánager para Europa (la empresa matriz está en Argentina), “crea filamento de impresión 3D, procedente 100 % del reciclado de envases de PET”. Para ello compran el material a distintas empresas que reciclan envases de PET y los transforman en materia prima reciclada. Su facturación es de 60.000 euros anuales y el grueso de sus clientes procede de otros países europeos y Estados Unidos.

 

Al valor de la iniciativa dentro de la economía circular se suma su trazabilidad. “Es un proyecto del cual en todas las fases se puede saber de dónde son los residuos, quien los ha transformado en pellets de plástico PET y quién fabrica el filamento de impresión 3D”. Ellos no prototipan, aunque sí orientan a sus clientes sobre las propiedades del filamento a  la hora de fabricar sus prototipos para sacarle el máximo partido.

 

“Trabajamos en la búsqueda diaria de soluciones imaginativas y rentables para utilizar los residuos y convertirlos en productos”, recalca Francisco. Entre sus retos actuales está “cerrar el lanzamiento de un nuevo filamento de impresión 3D 100 % reciclado de envases de poliestireno para finales de este año”.

 

Los residuos como oportunidad. ¿Esa es la razón de ser de B-PET Filament?
Correcto, estamos en la búsqueda diaria de soluciones imaginativas y rentables para utilizar los residuos y convertirlos en productos.

 

¿En qué consiste el proyecto?
B-PET consiste en la creación de un filamento de impresión 3D, procedente 100 % del reciclado de envases de PET.

 

¿Por qué decidiste embarcarte en una iniciativa de economía circular?
Porque me gustan los retos y, tras dos años estudiando el mercado de la impresión 3D, me di cuenta de que había un filamento de impresión fabricado de plástico y a partir de ese momento estuve buscando alternativas para la fabricación de un filamento de impresión 3D 100% reciclado de envases de PET.

 


Tu proyecto reproduce en España lo que ha hecho una empresa argentina. ¿Cuál es tu relación con ellos?
Todo surge a finales de 2015, en un mundo global y gracias a internet. Como te comentaba llevaba dos años rastreando y hablando con centros tecnológicos para la fabricación de un filamento ecológico y encontré varias referencias de B-PET Filament, contacté con ellos y como también desarrollo mi trabajo en Latinoámerica fui a verlos a Buenos Aires.

Ellos ya tenían desarrollado el producto y se encontraban en vías de patentarlo, así que después de estudiar las sinergias que compartíamos decidimos establecer una alianza y asociarnos.

Horacio Acerbo y Tobias Girelli son dos de las cuatro personas que desarrollaron el producto B-PET Filament en Argentina. Somos socios y amigos.

Les propuse el reto de realizar el B-PET Filament en Europa a través de un proceso de economía circular, aceptaron y a finales de 2016 pudimos conseguir elaborar el B-PET filament 100 % con un proceso de economía circular en España.

 

¿Cómo trabajáis?
Nuestro producto es totalmente 100 % economía circular. Hemos conseguido que empresas que reciclan envases de PET y los transforman en materia prima reciclada (pellet, la granza transformada de PET)  nos vendan este material que enviamos a una empresa que fabrica filamentos de impresión 3D, Smart Materials 3D. Gracias a ella y a su CEO, Antonio Peláez, hemos podido generar un proyecto de economía circular en España.

 

El PET ya se estaba utilizando en la impresión 3D.
Sí, pero el PET procedente del refinado del petróleo, no el reciclado. Nosotros somos los pioneros en fabricar un filamento para la impresión 3D 100 % reciclado de envases de PET en su composición.

 

¿Dónde obtenéis los residuos de PET que utilizáis para fabricar el filamento?
Se obtienen de empresas y recicladores que compran los envases a Ecoembes y nos aseguramos de la trazabilidad de los mismos.

 

¿Cuál es la filosofía de la empresa?
Intentar buscar un mundo mejor, aprovechando y buscando soluciones imaginativas y disruptivas a problemas medioambientales. En estos momentos estamos desarrollando un filamento para la impresión 3D fabricado con residuos de envases de PS (poliestireno), que sabemos que no se están reciclando. Lo lanzaremos para finales de 2017.

Somos muy inquietos y nunca nos cansamos de intentar buscar nuevos retos para mejorar el medio ambiente.

 

Una parte de vuestro proyecto busca la educación de los jóvenes para concienciarles sobre los valores de la economía circular.

Sí, vincular a los más jóvenes es una parte muy importante de nuestra iniciativa. Pretendemos que puedan fabricar por ejemplo, una botella con B-PET, el cual, a su vez, ha sido elaborado con botellas de PET recicladas.

 

¿Qué valor tiene vuestra iniciativa en el marco de la economía circular?
Es un proyecto 100 % economía circular, tangible y del cual se puede seguir la trazabilidad. En todas las  fases del proyecto se puede saber de dónde son los residuos, quien los ha transformado en pellets de plástico PET y quién fabrica el filamento de impresión 3D.

Con el proyecto FAB LAB buscamos dar a conocer la impresión 3D a través del B-PET Filament a los más jóvenes y que se conciencien de lo importante que es reciclar.

 

¿Cuál es el perfil de vuestros clientes?

Hay perfiles técnicos, estudios de ingenierías, arquitecturas, empresas de fabricación de componentes, etc. Es muy variado.

 

¿Cuáles son las ventajas del prototipado en 3D?
El poder elaborar/diseñar una pieza o un producto sin realizar un molde también se puede personalizar.

Como dijo Barack Obama, “la impresión 3D tienen el potencial de revolucionar la forma en la que hacemos casi todo. La próxima revolución industrial es la fabricación propia”.

 

¿Cómo son los productos que se prototipan con plástico PET?
Muy variados desde espinilleras de futbol o férulas hasta envases.

 

¿Vosotros desarrolláis prototipos de productos?
Nosotros directamente no, pero le indicamos al cliente las propiedades físicas y químicas del B-PET Filament para que utilice el filamento de una manera correcta.

 

¿Qué aspectos del proyecto os gustaría reforzar?
En estos momentos estamos en la búsqueda de socios o administraciones para implementar el FAB LAB en España, tal y como hemos hecho en Argentina (www.fab-lab.com.ar).

También para potenciar el proyecto estamos cerrando el lanzamiento de un nuevo filamento de impresión 3D 100 % reciclado de envases de poliestireno para finales de este año.

 

¿Qué aconsejaríais a aquellos emprendedores que quieran poner en marcha iniciativas en el marco de la economía circular?
Que estudien muy bien el mercado y la viabilidad de la iniciativa; muchas veces hay grandes ideas y proyectos pero no son viables económicamente.

Es mejor empezar despacio y tomarse un tiempo de reflexión que lanzarse a la aventura porque esté de moda ahora la economía circular.

 

 


 

 


 ¿Quieres recibir todos los meses en tu correo más interesantes experiencias de éxito? 

Suscribete aquí al Boletin Red emprendeverde

¿Te ha gustado?, compártelo