Otras entrevistas
Noticias
Participa en el 15º Encuentro emprendeverde #PorElClima
  El próximo viernes, 14 de...
Un taller de ecodiseño, coorganizado por la ReV en Conama 2018
  El pasado martes 27 de noviembre Conama...
Llega la V Edición de Greenweekend Madrid
Del 30 de noviembre al 2 de diciembre...
Inicio > Experiencias de éxito > Ecomanjar, patatas y legumbres ecológicos de producción propia

Ecomanjar, patatas y legumbres ecológicos de producción propia

, , , , , , ,

 


“Una necesidad y una ilusión”. Así define Ecomanjar María Jesús Vinent, quien junto a Francisco Javier Herrero, fundó Ecomanjar en 2005, aunque no fue hasta tres años más tarde cuando empezaron a vender sus productos. “Para facilitarnos el trabajo y potenciar las ventas se hacía imprescindible crear una empresa con instalaciones de conservación y envasado en nuestro pueblo”, explica María Jesús.


Patatas, legumbres y cereales son sus productos ecológicos de producción propia, que cultivan de manera sostenible en terrenos de Lastras de Cuéllar, una localidad de la provincia de Segovia. “Al no usar abonos químicos las producciones son más bajas, pero la planta suele estar más sana y fuerte, por lo que tiende a no verse tan afectada por hongos e insectos”, concreta esta agricultora.


Sus ventas alcanzan los 110.000 euros anuales. La competencia no es algo que preocupe especialmente a María Jesús. “Cada vez hay más producto ecológico, pero también más consumo. Hay sitio para todos”, dice esta emprendedora que ve como un reto que la agricultura ecológica alcance el peso que se merece, más allá de una moda.


¿Cuándo y por qué decidisteis crear Ecomanjar?

Iniciamos la reconversión a ecológico a finales de los 90. Nuestro principal producto es la patata y al venderse lentamente teníamos que alquilar instalaciones de frío en otra población para que se conservaran. No podíamos envasar y teníamos que vender graneles. Ecomanjar era una necesidad y una ilusión. Para facilitarnos el trabajo y potenciar las ventas se hacía imprescindible crear una empresa con instalaciones de conservación y envasado en nuestro pueblo.



Háblanos un poco de vuestros productos.

Tenemos cereales, leguminosas y patatas. También hemos cultivado puerro, ajo, maíz dulce… No es fácil encontrar el equilibrio entre lo que puedes hacer agronómicamente y organizativamente y lo que necesitas hacer para tener la rentabilidad imprescindible, teniendo en cuenta las inversiones posibles. Lastras es un pueblo patatero por excelencia, nos encontramos cómodos con el cultivo y tenemos instalaciones apropiadas, así que es nuestro producto estrella que repartimos por toda la península. Las legumbres nos ayudan en la rotación de cultivos, ya que son preciadas por su textura y sabor, y como no tenemos mucha cantidad hacemos venta de proximidad que nos llena de satisfacción. El cereal se vende para consumo humano o animal, dependiendo de la calidad.


¿Por qué apostasteis por la agricultura ecológica?

La situación económica a finales de los 90 era muy difícil; ya no podíamos continuar produciendo para no ganar nada, siendo siempre dependientes de quien nos vendía los insumos siempre al alza y de los precios de mercado cada vez más a la baja. Veíamos esa posibilidad y nos sentíamos dando un salto al vacío, porque queríamos continuar viviendo de lo que producíamos.


¿Qué supone estar inscritos en el Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León? ¿Es vuestra certificación ecológica?

Sí, el CAECYL es nuestro organismo de control. Nosotros creemos en la certificación pública. Ellos inspeccionan nuestros cultivos, supervisan la documentación y certifican nuestras producciones. Creemos que hay que ser estrictos en este tema, porque es lo que da garantía.



¿Por qué recomendarías al consumidor los productos de la agricultura ecológica?

Porque son más sanos, no tienen ningún tipo de residuo, ayudan a crear empleo y riqueza en el medio rural, no perjudican el medio ambiente y están tan buenos.


¿Cómo compiten vuestros productos con los de la agricultura convencional?

Son mercados diferentes. No se trata de competir con ellos. Se trata de que estén en el mercado, que cada consumidor pueda decidir que quiere comer y que esté dispuesto a pagar por ello sabiendo lo que come.


¿Cómo se cuida el cultivo? ¿Cómo controláis las plagas?

Se cuida como siempre se hizo. No hace tantos años que se generalizó el uso de pesticidas. Al no usar abonos químicos las producciones son más bajas, pero la planta suele estar más sana y fuerte por lo que tiende a no verse tan afectada por hongos e insectos. Y en el caso de ser necesario un tratamiento puede hacerse con productos autorizados para la agricultura ecológica que no dejan residuo en la planta ni en el entorno.



¿Cuál es vuestro valor ambiental?

La biodiversidad que nos da la rotación de cultivos imprescindible para eliminar adventicias y que unos cultivos puedan beneficiarse de otros, además de no introducir en el entorno productos químicos de síntesis que podrían ser perjudiciales para el necesario equilibrio del sistema.


¿Cómo ha evolucionado la agricultura ecológica en España?

Valoramos muy positivamente que cada vez se conozca más. Que cada vez se vea con menos extrañeza. Que se vea con normalidad. Que cada vez más agricultores y consumidores se decanten por ella.


¿Cuáles son los principales retos  a los que os enfrentáis?

Que la agricultura ecológica tenga la consistencia y el calado que se merece. Ha pasado de ser algo raro a estar de moda y ser un atractivo para empresas que lo único que buscan es tener más mercado.Habrá que ver que queda cuando pase la moda… Habrá que trabajar para que la agricultura ecológica sea una opción más de producción y una opción más de consumo.


¿Cómo ves a la empresa en unos años?

No muy diferente a como la vemos ahora. Integrada en el entorno. Conocida y reconocida. Responsable. Nuestro modo de vida.



¿Hay mucha competencia en vuestro campo?

Cada vez hay más producto ecológico, pero también más consumo. Hay sitio para todos y cada uno tiene diferencias que te hacen encajar con un comprador u otro.


¿Cuáles son vuestras perspectivas de futuro?

Alcanzar el equilibrio entre lo que podemos hacer por las tierras que tenemos, las inversiones de las que disponemos, el trabajo que podemos hacer y lo que necesitamos vender para vivir.


¿Qué es lo mejor de ser emprendedor de una iniciativa sostenible?

Hacer lo que a uno le parece mejor. Creer en ello.



¿Qué impacto social positivo está teniendo la agricultura ecológica en sus diferentes subsectores?

No lo sabemos, pero hay una cierta empatía o simpatía por el sector que sin lugar a dudas favorece su expansión e integración, además de su influencia.


Cada vez más emprendedores se animan a poner en marcha su proyecto en el ámbito de la agricultura ecológica. ¿Qué atractivos ofrece este sector para emprender?

Todo proyecto es atractivo para uno mismo siempre que sea lo que uno quiere hacer, en lo que uno cree, se encuentre a gusto y realizado. Para nosotros es atractivo estar en la naturaleza, no dañarla, vivir con ella y de ella, generar riqueza sin perjudicar a las generaciones futuras, dar vida al medio rural, ser independientes y creativos.

 


 

¿Quieres recibir todos los meses en tu correo más interesantes experiencias de éxito? 

Suscribete aquí al Boletin Red emprendeverde


 

¿Te ha gustado?, compártelo