Noticias
8 años impulsando el emprendimiento verde desde la ReV
Desde su puesta en marcha el 11 de abril de 2011,...
Últimos días para presentar tu proyecto al Programa empleaverde
El 30 de abril finaliza el plazo  para que...
10 ideas de negocio basadas en una gestión del agua eficaz
Celebramos el Día Mundial del Agua...
Otras entrevistas
Inicio > Noticias > La Bolsa Social, una plataforma para que los inversores financien empresas con valores positivos

La Bolsa Social, una plataforma para que los inversores financien empresas con valores positivos

admin

http:///gos-de-natura

, , , , ,


José Moncada | CEO de La Bolsa Social


 

Ser el foro de referencia para los inversores y empresas con valores positivos es el objetivo de La Bolsa Social. Para ello esta plataforma de financiación colectiva facilita a los inversores que puedan financiar a empresas con un impacto social o medioambiental positivo. Se trata del crowdimpacting en el que los inversores “buscan apoyar proyectos con los que no solo se gane dinero sino que también ayuden a mejor la sociedad y el planeta en el que vivimos”, concreta su CEO, José Moncada.

Los proyectos que La Bolsa Social pone en contacto con los inversores deben reunir tres condiciones fundamentales:  “Tener un buen modelo de negocio probado, es decir, que estén facturando, potencial de crecimiento y  generar un impacto positivo y medible en la sociedad o el medio ambiente”. Aquellas iniciativas que finalmente se publican cuentan con el apoyo financiero de la plataforma. “No publicamos proyectos en los que no creamos —señala José—.  Por eso invertimos en todos los proyectos una cifra variable que se sitúa en torno al 3% del capital que solicitan”.

El compromiso medioambiental de esta iniciativa, la primera plataforma de financiación participativa autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en España, se traduce en trabajar ayudando “a poner en propuestas que contribuyan a la mejora del medio ambiente, conectando proyectos que lo mejoren con inversores que compartan esos valores".

 

Os definís como la primera plataforma de crowdimpacting. ¿En qué consiste el crowdimpacting?

El crowdimpacting es invertir a través de una plataforma de equity crowdfunding en el capital de empresas que produzcan un impacto social o medioambiental positivo. El crowdimpacting de La Bolsa Social aúna tres elementos: el rigor del capital riesgo en la selección de los proyectos, la viralidad y la participación amplia que permite el crowdfunding y, por último, la dimensión ética de los inversores de impacto social, que buscan apoyar proyectos con los que no solo se gane dinero sino que también ayuden a mejor la sociedad y el planeta en el que vivimos.

 

¿Cómo funciona La Bolsa Social?

Somos muy selectivos. Seleccionamos los mejores proyectos de empresas que, teniendo un buen modelo de negocio, generen un impacto positivo en la sociedad o el medio ambiente. Con la colaboración de Analistas Financieros Internacionales (AFI), analizamos a fondo las empresas y llevamos a cabo una due diligence legal simplificada con un despacho de abogados. Posteriormente publicamos en la plataforma toda la información sobre las empresas y organizamos encuentros con los emprendedores para que los inversores puedan conocer los proyectos y tomen su decisión de inversión de manera informada y consciente.

El proceso de inversión es muy ágil, sencillo y seguro. Cada vez que un inversor decide invertir, su dinero se deposita en una cuenta especial en Triodos Bank, banca ética y sostenible de referencia en Europa. Las rondas de inversión están abiertas durante dos o tres meses, tanto para inversores profesionales como minoristas. Si entre todos los inversores se alcanza la cantidad solicitada por la empresa, se formaliza la ampliación de capital ante notario y los inversores se convierten en socios de la compañía. Si no, se devuelven las aportaciones a los inversores, sin coste para ellos.

Una vez que se ha cerrado la ronda de inversión con éxito, los inversores de La Bolsa Social sindican su inversión, de modo que el inversor que más haya aportado (inversor de referencia) representa al resto de los inversores en la Junta de socios y tiene derecho a nombrar un consejero en la empresa. Las empresas de La Bolsa Social, además, informan periódicamente a los nuevos socios de su evolución financiera y su impacto social y medioambiental a través de la plataforma.

 

¿Cuándo nace la Bolsa Social?

La idea de La Bolsa Social nace a principios de 2014 y se constituye formalmente en octubre de ese mismo año.  La aparición de La Bolsa Social responde a un cambio de mentalidad que cada vez más está calando en nuestra sociedad. La crisis financiera ha provocado una reflexión profunda. Nos hemos dado cuenta de que estábamos acostumbrados a tomar decisiones económicas (de consumo, de ahorro, de inversión, empresariales) sin considerar sus implicaciones éticas, es decir, sin tener en cuenta su impacto en los demás, en la sociedad y el medio ambiente. Cada vez más gente entiende que ética y economía no pueden andar separadas. Más aún, cada vez más gente comprende que rentabilidad e impacto social positivo no están reñidos, y vemos un gran desarrollo de las finanzas éticas. No hay más que fijarse en las tasas de crecimiento anual de Triodos Bank en España, por ejemplo. La Bolsa Social, por tanto, quiere ser el foro de referencia para los inversores y las empresas con valores positivos.

Hemos concluido la creación de la plataforma y el análisis y selección de los tres primeros proyectos que vamos a publicar en paralelo. El lanzamiento de las primeras rondas está previsto para este mes de octubre.

 

¿Quiénes forman el equipo de La Bolsa Social?

La Bolsa Social está respaldada por un equipo pluridisciplinar de profesionales con dilatada experiencia en el ámbito de la inversión de impacto, el derecho y la comunicación. 

En esta apasionante aventura me acompañan Cristina Álvarez, como  responsable de análisis financiero y relación con inversores, con más de 25 años de experiencia en banca privada; Pedro Corral, nuestro socio tecnológico, con una gran experiencia en proyectos ligados a internet e impulsor de datosmacro.com y onpublico.com; Mercedes Valcárcel, como responsable de medición de impacto social, y Javier Jiménez, nuestro administrador web. Recientemente, se ha sumado al equipo el periodista Eduardo Laporte.

Además, contamos con el apoyo del despacho de abogados Gómez-Acebo&Pombo para la parte jurídica, de Analistas Financieros Internacionales (AFI) para la selección y análisis de las empresas y de Triodos Bank, que actúa como nuestro depositario, gestionando las cuentas especiales en las que se reúnen las aportaciones de los inversores durante las rondas de inversión.

Asimismo, tenemos acuerdos de colaboración con entidades relevantes del emprendimiento social en España, como son Ashoka, UnLtd Spain, Ueia o Impact Hub Madrid, entre otras.

Contamos además con un Consejo Asesor compuesto por Ferran Foix, Senior Associate del despacho Gómez-Acebo&Pombo; Luis Camilleri, que cuenta con 25 años de experiencia en el capital riesgo y que colabora con iniciativas de emprendimiento social, y Juan Luis Moreno, Chief Strategy & Operations Officer en The Valley Digital Business School y Socio Consejero de Trescom Comunicación, con una amplia experiencia en la digitalización de empresas y medios online.

 

¿Cómo seleccionáis los proyectos que ponéis en contacto con los inversores?

Los proyectos pasan por un triple proceso de filtrado. En primer lugar, para acceder a La Bolsa Social las empresas deben reunir tres condiciones básicas: tener un buen modelo de negocio probado, es decir, que estén facturando, potencial de crecimiento y  generar un impacto positivo y medible en la sociedad o el medio ambiente.

En segundo lugar, el comité de selección de La Bolsa Social, en el que participa Analistas Financieros Internacionales (AFI), que analiza las empresas y decide cuáles serán publicadas en la plataforma en función del equipo, modelo de negocio, producto, mercado, competencia, plan financiero, etc.

Por último, nuestros analistas realizan posteriormente un examen en profundidad de los resultados y el plan financiero de la empresa, que se pone a disposición de los inversores a través de nuestra plataforma, y el despacho de abogados Gómez Acebo& Pombo lleva a cabo una due diligence legal simplificada para comprobar que la empresa está en orden en el aspecto jurídico.

 

¿La Bolsa Social también invierte en esos proyectos?

Sí. No publicamos proyectos en los que no creamos, y por eso invertimos en todos los proyectos una cifra variable que se sitúa en torno al 3% del capital que solicitan, con un tope máximo del 10%, que es límite que fija la recién aprobada ley del crowdfunding , la Ley 5/2015 de fomento de la financiación empresarial.

 

¿Cómo son los inversores que participan  en la Bolsa Social?

Los proyectos de la Bolsa Social están abiertos a inversores de impacto tanto profesionales (fondos de inversión, fundaciones, business angels) como minoristas, ya que precisamente la fuerza del crowdfunding radica en que a través de la plataforma se pueden sindicar las inversiones de varios inversores de una manera muy sencilla y ágil. Para invertir, basta con registrarse como inversor a través de la plataforma y desde este perfil personal se puede acceder a todos los proyectos y decidir en cuáles invertir y la cantidad aportada. Asimismo, los inversores recibirán información de la evolución y el impacto de los proyectos que financien.

En La Bolsa Social distinguimos los inversores acreditados de los no acreditados. Los primeros son los inversores profesionales (institucionales, empresas, etc.) y los inversores particulares experimentados (como los business angels) que reúnen capacidad, conocimiento y experiencia inversora. Los segundos son aquellos que, no teniendo dicha experiencia y capacidad, se adentran por primera vez en el mundo de la inversión directa en el capital de empresas jóvenes. Los primeros pueden invertir sin limitaciones en las empresas de La Bolsa Social, mientras que los segundos no pueden invertir más de 3.000 euros por proyecto publicado, ni 10.000 euros al año en todos los proyectos de la plataforma. Esto es un requisito de la ley del crowdfunding y una cuestión de protección del inversor minorista que nos tomamos muy en serio.

 

¿Cómo deben ser los proyectos de los emprendedores para que La Bolsa Social los seleccione? ¿En función de qué criterios publicáis un proyecto?

Las empresas que publicamos en La Bolsa Social deben reunir tres criterios básicos. En primer lugar, deben tener un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente, que sea además medible; en segundo lugar, las empresas deben tener un modelo de negocio probado, es decir, deben estar facturando por lo menos durante el último año, y en tercer lugar, deben tener un claro potencial de crecimiento.

Las empresas deben estar domiciliadas en España con forma de S.L. o S.A. y buscar ampliar capital por encima de 100.000 euros. Deben presentarnos un plan de negocio sólido y creíble. Asimismo, deben tener un buen equipo, experimentado, cohesionado y comprometido con el proyecto, y un buen producto o servicio que tenga una clara ventaja competitiva en su mercado.

 

 

¿En qué se traduce vuestro compromiso medioambiental?

En La Bolsa Social estamos convencidos de que propuestas innovadoras y nuevas ideas son necesarias para la contribución a la mejora del medio ambiente. Hemos visto proyectos muy interesantes que no pueden despegar por falta de financiación. Desde nuestra plataforma trabajamos para ayudar a poner en marcha estas propuestas, conectando proyectos que mejoren el medio ambiente con inversores que compartan esos valores, ya que de manera aislada sería más difícil obtener este capital para el crecimiento de la empresa. 

Las empresas que acudan a La Bolsa Social a financiarse deben tener en su ADN la idea de producir, cada una en su campo de actuación y de una manera pragmática, un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. Queremos que, al menos un tercio de las empresas que se publiquen a través de La Bolsa Social, tengan su actividad centrada en temas medioambientales.

En concreto, una de las tres primeras empresas que vamos a publicar en octubre, Nostoc Biotech, ha desarrollado una gama de biofertilizantes con gran potencial, que ha demostrado ser más eficaz y más barato que los fertilizantes y pesticidas químicos tradicionales. Varios agricultores han probado ya los productos de Nostoc y los resultados son sorprendentes y muy prometedores. Creemos que la empresa tiene un enorme potencial para reducir en la agricultura la dependencia de los químicos frente a las plagas, recuperar el equilibrio natural de las plantaciones y mejorar la calidad de los alimentos.

Por otro lado, en línea con este compromiso con el medio ambiente, La Bolsa Social se ha adherido a 1 millón de compromisos por el clima.

 

Dentro del llamado emprendimiento verde, ¿cuáles son los sectores que más interesan a los inversores?

La economía verde representa el 2,4% del PIB, con 61.000 empresas y más de 400.000 trabajadores. El abanico puede ser inmenso, destacando aquellas empresas que sepan introducir la innovación dentro de su ciclo productivo, con iniciativas de protección medioambiental, reducción de la contaminación, agricultura sana, economía circular, energías limpias, reciclaje,  conservación de la biodiversidad, proyectos de ecoeficiencia y ecodiseño, etc.


Además de financiación, ¿qué aportan los inversores a una iniciativa empresarial?

Buscamos inversores apasionados de las empresas que financian, que se conviertan en socios activos y embajadores del proyecto, que lo compartan con sus círculos y colaboren en la difusión y el impulso de la iniciativa. Es decir, los inversores son aliados del proyecto y ayudan a generar una mayor visibilidad del mismo, que es casi tan importante como la financiación para el éxito de la empresa.

En particular, del inversor de referencia (aquel que invierte mayor cantidad y por tanto representa a todos los inversores de La Bolsa Social) se espera que se involucre activamente en la empresa, aportando su conocimiento, experiencia y contactos para ayudarla a crecer y tener éxito.

 

En cuanto al emprendimiento verde, ¿qué consejo en particular darías a estos emprendedores para que sus iniciativas capten el interés de los inversores?

Mi consejo es que diseñe un plan de negocio ambicioso y realista, que sea viable en el mercado y verdaderamente genere un impacto positivo en el entorno natural. Que teste el producto o servicio en el mercado y que tenga el dinamismo y la flexibilidad necesaria para adaptarse a la demanda. Que sea una iniciativa meditada y que además esté respaldada por un equipo profesional comprometido para buscar todas las alternativas posibles que permitan el éxito del proyecto.

 

 

La Bolsa Social es la última incorporación a los inversores de la Red emprendeverde. ¿Qué creéis que puede aportar a vuestra iniciativa formar parte de la Red?

La Bolsa Social es la primera plataforma de financiación participativa autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en España. Formar parte de la Red puede servir para que nuevos inversores profesionales y minoristas canalicen sus inversiones en las empresas verdes que publiquemos en la plataforma de una manera ágil, sencilla y segura.

 

 

  

¿Te ha gustado?, compártelo