Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > EL PEZ QUE SE MUERDE LA COLA - Agencia de Comunicación Social

EL PEZ QUE SE MUERDE LA COLA - Agencia de Comunicación Social

Comentarios (0)

 

Jordi Juanós Amperi /cofundador
 

 

 

 

 




“Invertir en comunicación con criterio y estrategia puede tener un retorno social y económico enorme”

 

 ¿A qué se dedica tu empresa?

 El Pez que se Muerde la Cola, s.c.p., Agencia de Comunicación Social es una empresa social sin ánimo de lucro concebida y diseñada para apoyar específicamente a entidades no lucrativas, emprendedores sociales y empresas sociales en el diseño de estrategias de comunicación pensadas para el tercer y cuarto sector, y en la realización de las acciones y campañas creativas que de ellas se deriven.

 

¿Qué cargo desempeñas en ella?

Junto con mi compañero y socio Àlex Martín, somos los cofundadores de El Pez que se Muerde la Cola y coordinamos los equipos con los que desarrollamos los diferentes proyectos en los que estamos trabajando. 

 

Àlex es creativo, con mucha experiencia en el campo de la publicidad y la comunicación, y se encarga de coordinar toda la parte de diseño y creatividad de los proyectos, desde la concepción inicial hasta su finalización. 

 

Yo tengo experiencia en el ámbito de lo social y ambiental, siempre trabajando desde organizaciones del tercer sector. Mi trabajo consiste, por un lado, en abrir nuevas oportunidades de colaboración con las empresas sociales, los emprendedores sociales y las ONGs, el new business, y por otro, asegurar que nuestras propuestas estén alineadas con el sector para el que trabajamos y que hablemos el mismo lenguaje.  En cierta manera, no deja de ser una tarea de facilitador y recortador de tiempos.

 

¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fueron los comienzos?

Llevo ya más de 20 años trabajando con ONG’s ambientales dedicadas a la promoción del desarrollo sostenible en España y en países en desarrollo. En este tiempo, he constatado lo imprescindible, y lo he olvidado al mismo tiempo, que es comunicar adecuadamente qué somos, qué hacemos y el cómo y por qué lo hacemos.

 

Hace ya más de tres años, Àlex y yo creamos una productora de vídeos corporativos para ONG’s y otras entidades del tercer sector, pero llegó un momento en el que nos dimos cuenta de que si esos vídeos no se sustentaban en el marco de una buena estrategia comunicacional, no sólo dejaban de tener el impacto que deseábamos, sino que podía llegar a ser perjudicial, una especie de "paracaidismo social", una acción de comunicación aislada que caía en medio del desierto de la comunicación.

 

De ahí nació SocialWOM, donde WOM hacía referencia al acrónimo inglés Word Of Mouth, nuestro "boca-oreja". Con esas siglas, empezamos a contactar con entidades del tercer y cuarto sector para ofrecerles ir como partners en sus estrategias de comunicación.

 

Tras casi un año trabajando, decidimos que necesitábamos un nombre algo más atractivo, pero no dábamos con él. Estábamos en un bucle; era “un pez que se mordía la cola”. Nos dimos cuenta de que ese era el nombre que nos identificaba, porque nosotros teníamos la solución para romper ese círculo vicioso, ese "pez que se muerde la cola" de muchas organizaciones. Las entidades tienen problemas económicos, por eso no invierten en comunicación. Al no invertir en comunicación, nadie las conoce. Como no se las conoce, no tienen acceso a recursos económicos, y vuelta a empezar.

 

En el año que llevamos de vida, hemos tenido que "picar mucha piedra", convencer a organizaciones con pocos recursos de que invertir en comunicación con criterio y estrategia puede tener un retorno social y económico enorme. No ha sido fácil, y estamos en el camino de demostrar que esa inversión será efectiva.

 

¿Cuáles fueron vuestras fuentes de financiación para emprender el negocio? ¿Contasteis con algún apoyo o aval? ¿Recibisteis algún tipo de subvención?

La manera en la que pensamos desarrollar nuestra estrategia de negocio, basada en la ejecución de proyectos y sin equipo fijo ni infraestructuras, nos permitió arrancar nuestro negocio sin inversión alguna. Solo ante los proyectos que vamos consiguiendo armamos los equipos y la estructura ad hoc para ellos, con el fin de ser lo más funcionales y efectivos posible, y hasta ahora nos está yendo bien.

 

De hecho, no nos hemos querido presentar a ninguna convocatoria para emprendedores, ya que consideramos que no necesitamos dinero: necesitamos conseguir proyectos que nos permitan arrancar la rueda de recursos para poder sobrevivir con cierta tranquilidad.  Nuestros beneficios, cuando los haya, los reinvertiremos en proyectos sociales o ambientales, pero queremos vivir lo suficientemente bien para poder dedicarnos a este trabajo y seguir apoyando a emprendedores y ONG’s.

 

Sin embargo, eso no es nada fácil con el target de clientes al que nos dirigimos, con pocos recursos y poca tradición en comunicación. Lo que hacemos es ofrecerles nuestro apoyo en la elaboración de su estrategia de comunicación y, aunque se la cobramos porque no somos voluntarios, se la valoramos en la parte más baja del precio de mercado, ya que estamos convencidos de que lo haremos bien, de que tendrán éxito y de que nos van a contratar para hacer las acciones de comunicación tácticas que se deriven, y esas sí se las cobraremos a precio de mercado. De alguna manera, nos consideramos socios suyos en el riesgo.

 

¿Con qué infraestructura arrancasteis la empresa?

Arrancamos con nuestros equipos informáticos, con nuestra experiencia acumulada de muchos años de trabajo con el tercer sector y con las estrategias de comunicación, y poca cosa más. También con una extensa y valiosa red de contactos, que nos permite ofrecer el mejor servicio en cada momento a las organizaciones que lo demanden.

 

En cierto sentido, me atrevería a decir que llegamos a ofrecer un servicio de coaching, acompañando a esas organizaciones a generar el máximo impacto ambiental y social posible, porque nuestro objetivo final es fortalecer a aquellas organizaciones y empresas sociales que apuestan por transformar el mundo, y lo hacemos ayudándoles a optimizar su posicionamiento y sus prestaciones en comunicación.

 

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

En tiempos de bonanza económica, en que subvenciones y ayudas económicas son relativamente fáciles de conseguir, esta limitación comunicacional no tiene tanta importancia. Sin embargo, en tiempos de crisis, en los que esas ayudas ya no son tan abundantes, el saber venderse adquiere una importancia especial. Desde El Pez que se Muerde la Cola estamos convencidos de que aquellos que den el paso para mejorar en su comunicación, en su marca personal y en la mejor definición de su posicionamiento empresarial, saldrán reforzados cuando esta situación mejore.

 

Muchas veces, por la vorágine del día a día, no somos capaces de entender el verdadero valor diferencial que una buena estrategia de comunicación aporta a un negocio, pero si miramos las empresas exitosas, me atrevería a asegurar que no hay ninguna que no invierta generosamente en comunicación, y eso no es por casualidad.

 

Para que te conozcan, para diferenciarse, y más aún en estos momentos de "vacas flacas", es necesario comunicar bien cuál es el valor añadido que aportas frente a otras empresas o emprendedores, y eso es necesario hacerlo bien. No sirve ya eso de "el logo lo hará mi sobrino” o "¿cómo que no nos conoces?". Si quieres resultados profesionales, debes invertir en profesionales, y remarco de nuevo el concepto “invertir”, en lugar de gastar.

 

Desde El Pez que se Muerde la Cola estamos creando una serie de productos específicos para nuestro target de clientes con el objetivo de ayudarles en ese aspecto. Los análisis de percepción cualitativa de los entornos, las diagnosis del estado de comunicación de la entidad, el Social Personal Branding, etc., son algunas de las herramientas innovadoras que hemos creado, y que permiten entender mejor cuáles son las necesidades de las organizaciones, y así poder acertar mejor con el diseño de las acciones de comunicación a definir. Qué importante es eso en momentos en que los recursos escasean...

 

Entendemos las necesidades de los emprendedores y de las ONG’s porque también somos emprendedores sociales. Venimos del mismo mundo. Somos capaces de ponernos en su piel porque sufrimos los mismos problemas y hablamos el mismo idioma que ellos.  Por eso, podemos detectar oportunidades que puedan surgir y traducirlas al lenguaje que entienden sus potenciales clientes.

 

¿Existe suficiente demanda en este sector?

La demanda potencial de estrategias de comunicación, y de las acciones tácticas que de ellas se deriven, en el tercer y cuarto sector es enorme, debería ser enorme. Es un nuevo nicho de negocio, quizás todavía no convenientemente identificado, pero que está ahí y que, en nuestra opinión, es imprescindible para su desarrollo. 

 

Pero es necesario un cambio de paradigma, de mentalidad en los líderes y dirigentes de las ONG’s, y de los emprendedores sociales, que ponga en valor esas oportunidades, y ahí es donde intentamos aportar nuestro grano de arena. Lo que en el fondo nos mueve es que el tercer y cuarto sector se fortalezca y sea capaz de ser una alternativa viable para que nuestras sociedades se transformen y mejoren las condiciones de vida de los colectivos en que inciden sus trabajos.

 

Aquellas organizaciones que entiendan que invertir en comunicación significará añadir valor a sus productos y servicios, diferenciarse del resto de competidores, pero a la vez ayudar a crear una base social que les permita desarrollarse, sin duda verán reforzada su capacidad de venta y se posicionarán en su sector.

 

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

Para El Pez que se Muerde la Cola el trabajo en red es imprescindible. Desde la lógica comercial, a la hora de buscar nuevos clientes y de poner en valor los resultados de nuestro trabajo, optimizar el impacto entre nuestra red de contactos es importantísimo, es nuestra mejor manera de lograrlo, el "boca-oreja",  pero también a la hora de movilizar recursos económicos o de conocimientos nuestras redes son imprescindibles.

 

Una de mis especificidades es justamente esa, la optimización y aprovechamiento de nuestro network: cómo sacarle el máximo partido y usarla en nuestro beneficio y en el de nuestros clientes. Para ello, asesoramos y formamos a las organizaciones y empresas que lo demanden y montamos una batería de indicadores cuantitativos y cualitativos del impacto de esas acciones de network, siempre buscando maneras innovadoras de mejorar las prestaciones de ONG’s, emprendedores y empresas sociales, nuestro objetivo final.

 

¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Invierte en la estrategia de comunicación de tu negocio, identifica quiénes son tus clientes y qué quieres comunicarles o venderles. Cuando lo sepas, y solo en ese momento, tendrás claro cómo hacerlo, cómo con el menor esfuerzo posible, económico y de recursos, vas a poder generar el máximo impacto posible. Nosotros hablamos del “modelo de la acupuntura”: dónde y cómo clavar el menor número de agujas posible para curar todas nuestras dolencias.

 

Y un consejo más: invierte en tu marca personal. Tú vas a ser la imagen de tu emprendimiento, quien va a tener que convencer a los otros de las virtudes y bondades de tu propuesta. Vas a convertirte en el comercial de tu negocio. Yo mismo soy el ejemplo del mío. No dudes de que esa inversión, bien hecha y bien pensada, va a tener un retorno altísimo para tu negocio. 

Perfil de Jordi Juanós en la Red emprendeverde

¿Te ha gustado?, compártelo