Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > KAI MARINE SERVICES

KAI MARINE SERVICES

 

Ana Tejedor y Julia Vera Prieto / Socias Fundadoras de KAI Marine Services.

 

 

EN BUSCA DE LA SOSTENIBILIDAD MARINA

 

Podemos liderar sectores económicos clave si somos capaces de poner la innovación, el ingenio y la tecnología al servicio de la sociedad”

 
 

¿A qué se dedica tu empresa?

KAI Marine Services es una empresa de consultoría estratégica, orientada a ayudar a los sectores económicos que trabajan en la mar a hacer un aprovechamiento sostenible de los recursos marinos y a mitigar su impacto sobre la biodiversidad. Trabajamos con empresas y con el sector púbico para contribuir a un uso inteligente de nuestro patrimonio natural marino.

 

¿Qué cargo desempeñáis en ella?

Ambas compartimos la dirección estratégica de la empresa. Luego nos repartimos las tareas en función de nuestra experiencia y bagaje profesional, para centrarnos donde más podemos aportar. Siempre trabajando en equipo. Julia Vera se encarga de las áreas de desarrollo de negocio, marketing y comunicación y Ana Tejedor de dirigir la aplicación técnica de los productos y proyectos que comercializamos, a fin de  asegurar un servicio eficaz y efectivo que contribuya a dar respuestas útiles a nuestros clientes.

 

¿Cuál es el objetivo de la empresa?

KAI nace con la vocación de convencer a las grandes industrias y al tejido empresarial productivo de que, mimando nuestros recursos marinos, podemos llegar mucho más lejos. Podemos liderar sectores económicos clave si somos capaces de poner la innovación, el ingenio y la tecnología al servicio de la sociedad. Nos gustan los océanos y los mares y queremos que sigan llenos de vida. Queremos que los ecosistemas marinos sigan siendo funcionales para sostener nuestra economía y nuestro bienestar durante siglos.

 

¿Cuál es el mayor impacto social y ambiental que tiene vuestra empresa?

Desde un punto de vista ambiental, nuestra actividad atañe a un medio que ha sido el "gran olvidado" de las políticas de conservación hasta hace poco, el medio marino. Por fin se está visualizando la urgencia de avanzar en la aplicación de medidas concretas para garantizar la sostenibilidad de los recursos marinos y la salud de los ecosistemas que los sostienen. Nosotros queremos contribuir en la búsqueda y aplicación de soluciones trabajando codo con codo con los sectores económicos que hacen uso del mar y de sus recursos, porque ellos son, deberían ser, los primeros interesados en asegurar la sostenibilidad de su actividad y del contexto que la posibilita.

Desde un punto de vista social, nuestra aportación es acercar la ciencia y las políticas de conservación del medio marino al ciudadano. Creemos en los modelos participativos de gestión del medio marino, donde las administraciones públicas, las empresas y el conocimiento científico colaboran para mejorar la eficacia de las políticas y donde los ciudadanos intervienen para colaborar activamente en la aplicación de las medidas adoptadas para velar por sus intereses. Queremos devolver la mar al corazón de las personas, para elevar su interés por lo sucede en nuestros mares y ganar aliados para su conservación.

 

¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fue el proceso de creación de la empresa?

La creación de la empresa KAI surgió de la inquietud que nos suscitaba el aparente escenario de confrontación que parece existir siempre entre la conservación y el aprovechamiento de los recursos naturales. La confrontación nos aleja de encontrar las necesarias soluciones prácticas que necesitamos para atender a una realidad, la de una sociedad que necesita comer, vestirse y trabajar, en un contexto de recursos naturales finitos y unos ecosistemas que están llegando a un punto de no retorno en su capacidad para seguir siendo funcionales. Nosotros no queríamos quedarnos en la denuncia, queríamos pasar a la acción. Una acción que no puede venir solo de los gobiernos o la sociedad civil organizada, una acción que debe implicar necesariamente al sector privado y al ciudadano.

Fruto de nuestra trayectoria profesional, conocíamos a una buena base de expertos de distintos países que compartían esta visión. Decidimos que era el momento de atrevernos a trabajar con una identidad y una filosofía propia. De arriesgarnos y de tratar de llevar una mirada fresca a los sectores marítimos.

 

¿Con qué infraestructura arrancasteis la empresa?

La infraestructura de lanzamiento de KAI ha sido la materia gris de nuestro equipo, un pool de expertos internacionales con amplia experiencia de trabajo en el medio marino y una página web a modo de carta de presentación para nuestros clientes potenciales, poco más. Nuestros recursos los hemos destinado a construir propuestas técnicas solventes e innovadoras y a poner en marcha una intensa actividad comercial para convencer a nuestros clientes de que merecíamos una primera oportunidad. Ahora tenemos una base interesante sobre la que tenemos que seguir construyendo.

 

¿Cuáles fueron las fuentes de financiación al emprender el negocio?  

Nos hemos financiado a través de recursos propios. Los beneficios asociados a los primeros  contratos los hemos reinvertido en poner en marcha una nueva línea de negocio que nos hacía particular ilusión y que para nosotros es clave a la hora de materializar nuestra visión de lo que queremos ser como emprendedores comprometidos con la sociedad. Nos referimos a “KAI Expeditions”, el proyecto que ha premiado la Red emprendeverde de la Fundación Biodiversidad.

 

¿Contasteis con algún apoyo o aval? ¿Recibisteis algún tipo de subvención?

No, de momento no hemos recibido ninguna subvención. Pero esto no nos preocupa tanto como la decepción que supuso no poder conseguir un aval para la necesaria garantía de crédito que nos exigía un importante cliente para empezar a trabajar con ellos. En este país se habla mucho de lo importante que somos los emprendedores pero lo cierto es que existen pocas vías efectivas de apoyo que respondan de verdad a nuestras necesidades y dificultades reales.

 

¿Cuáles son los logros obtenidos hasta ahora?

Desde el punto de vista empresarial, podemos decir que hemos cerrado con éxito los primeros encargos de nuestros clientes nacionales e internacionales y que esto ha servido para que hayan vuelto a confiar en nosotros, consolidando áreas de trabajo que son prioritarias para nosotros. Además hemos puesto en marcha una nueva línea de negocio. Tal vez en nuestra recámara más romántica guardamos el haber podido poner nuestro granito de arena para contribuir a que sectores como el pesquero, el transporte marítimo o el turístico visualicen que la conservación del medio ambiente no es un problema para su actividad sino parte de la solución a los retos a los que se enfrentan de forma cotidiana.

 

¿Qué necesitaríais para que vuestro proyecto sea un completo éxito?

Necesitamos lógicamente más clientes, pero también poder dedicar nuestro tiempo a aquellas actividades donde maximizamos nuestro valor añadido. Como emprendedor tienes que hacerte cargo de todo, desde comprar folios para la impresora hasta diseñar la estrategia de negociación de una delegación en un convenio internacional. Necesitamos poder mantener una mínima estructura para diferenciar responsabilidades y poder llevar a cabo nuestra estrategia de crecimiento. No queremos ser una gran empresa, pero sí queremos ser un gran equipo, eficaz, capaz de mejorar las cosas. Y para eso necesitamos poder dedicarnos a lo que individualmente hacemos mejor, para como equipo dar el "do de pecho".

 

¿Cómo ha evolucionado con el paso del tiempo? ¿Os habéis tenido que reinventar?

Nos reinventamos continuamente. Para poder responder a las necesidades de nuestros clientes tenemos que ser flexibles y mantener siempre una mente abierta. Vivimos en un momento de mucha incertidumbre. Tenemos un Plan Estratégico donde hemos dibujado donde queremos llegar y cómo vamos a conseguirlo. Pero somos conscientes de que tenemos que tener una inmensa capacidad de adaptación continua a corto plazo si queremos sobrevivir en el largo plazo.

 

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

Muchas, pero preferimos no desvelarlas. Os damos una pista: la estrategia de Crecimiento Azul de la UE y todas sus implicaciones.

 

¿Cuál es la situación España de este sector?

A pesar de que las principales instituciones internacionales y europeas dirigen sus miradas al medio marino para buscar soluciones en nuevos sectores emergentes que nos ayuden a salir de esta crisis global, la conservación de los ecosistemas marinos que sostendrán a esos sectores resulta, paradójicamente, todavía poco prioritaria.  La innovación tecnológica tendrá mucho que ver con nuestra capacidad para hacer un uso inteligente de los recursos marinos. Es un sector con un gran potencial en España, ahora bien, su materialización dependerá en gran medida de dónde pongamos nuestras prioridades como sociedad.

 

¿Existe suficiente demanda en tu sector?

Lo cierto es que existe una importante demanda de expertos que, de forma creativa, aporten soluciones a los retos de gestión del medio marino. Pero a pesar de ello, tenemos el curioso reto de crear las condiciones para que la iniciativa empresarial tenga su cabida en un ámbito de trabajo dominado por las organizaciones sin ánimo de lucro.

 

¿Quiénes son tus clientes?

Entre los clientes de KAI Marine Services se encuentra el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Fomento del Gobierno de España, la empresa pública TRAGSA, el Plan de Acción del Mediterráneo del Convenio de Barcelona, la Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Comisión Ballenera Internacional (IWC), la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Agencia Nacional para la Atmósfera y los Océanos del Gobierno de los Estados Unidos de América (NOAA). También trabajamos con  empresas y asociaciones del sector pesquero y turismo.

 

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?

El trabajo en red es fundamental porque nos permite compartir experiencias y no repetir errores, además de ser una fuente de inspiración y motivación, algo que nunca puede permitirse perder un emprendedor. El equipo de KAI está implicado en numerosas redes internacionales y grupos de expertos. Estas redes nos han brindado oportunidades interesantes y ha facilitado que diéramos con personas que han reforzado nuestro equipo en ocasiones clave.

 

¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Que plasme su idea en un buen plan de negocio que pueda contrastar con entidades financieras y con expertos en la materia. Que se preocupe por conocer su mercado. Que no salte sin tener muy bien pensado hacia donde salta, aunque salte sin red. Que sepa rodearse de aquellos apoyos que uno necesita para no tirar la toalla cuando las fuerzas flaquean. Y como decía Don Juan en sus enseñanzas, que elija el camino (el sector, en nuestro caso) que tiene corazón. El nuestro es el verde. Bueno, el azul...

 

 

Perfil de Ana Tejedor en la Red emprendeverde

 

¿Te ha gustado?, compártelo