Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Bluelife Battery, una segunda oportunidad para las baterías gastadas de vehículos

Bluelife Battery, una segunda oportunidad para las baterías gastadas de vehículos

http:///gos-de-natura Comentarios (0)

, , , , ,

Alfredo Omaña | CEO de Bluelife Battery

 

Bluelife Battery es una startup que nació en 2012 “a partir de la idea de que las baterías gastadas podían tener una segunda vida y desde la creencia de que la gestión correcta de la energía es el pilar para el desarrollo sostenible”, explica Alfredo Omaña, CEO de la empresa. Con la regla de las 3 erres -reducir, reciclar y reutilizar- como leitmotiv del proyecto, los servicios que ofrecen son la regeneración de baterías para que puedan seguir siendo usadas y trabajos preventivos y de mantenimiento de vehículos híbridos y eléctricos.

 

Además de alargar la vida útil de las baterías, Alfredo apunta que “queremos usarlas en proyectos de energías renovables como sistema de almacenamiento para otros procesos eléctricos, especialmente si las regeneramos y hacemos con ellas bloques modulares”. Una línea de trabajo que exige un notable esfuerzo en I+D+i, que, económicamente, ha absorbido alrededor del 60% del presupuesto reinvertido.

 

Desde el año 2013 Bluelife Battery tiene activo un plan de expansión, gracias al cual esperan acabar 2015 con 15 centros abiertos. “El emprendimiento verde es rentable en más aspectos que cualquier otro, en un entorno socioeconómico como el actual, en el que el foco está puesto en el cuidado natural del planeta” concluye Alfredo. 


¿Cuándo y cómo nace vuestro proyecto?

Bluelife Battery es una startup nacida en 2012 a partir de la idea de que las baterías gastadas de vehículos podían tener una segunda vida y desde la creencia de que la gestión correcta de la energía es el pilar para el desarrollo sostenible. Creemos en una correcta y extendida acumulación energética como ventaja competitiva para ahorrar costes y ganar en productividad y como herramienta para la electrificación de los vehículos, la sostenibilidad y las energías renovables. Bluelife Battery se creó con el objetivo de que todos sus proyectos presentaran un alto valor añadido de sostenibilidad que no se encuentra en la competencia. Estamos fuertemente influidos en nuestros valores por las regla de las 3 erres (reducir, reciclar, reutilizar).

 

Dais una segunda oportunidad a las baterías gastadas. ¿Cómo lo hacéis?

¿En qué consiste regenerar una batería? Después de un uso prolongado las baterías empiezan a dar fallos y disminuye sensiblemente su capacidad. Tradicionalmente esa batería era considerada un elemento desechable, pero hemos desarrollado una serie de técnicas de análisis que nos permiten realizar actuaciones específicas, también de metodología propia, para regenerar la batería y volver a ponerla a punto para que pueda seguir siendo utilizada.

 

¿Cuántas baterías habéis logrado regenerar hasta la fecha?

Más de 700.

 

¿Qué otros servicios prestáis?

Además de los servicios de regeneración de baterías para todo tipo de vehículos híbridos y eléctricos, servicios de mantenimientos preventivos para anticiparnos a los desgates de las baterías de vehículos híbridos y vehículos eléctricos (VH-VE) y servicios de mantenimiento y optimización de rendimiento de vehículos industriales (híbridos y eléctricos).

 


¿Cuál es la filosofía de la empresa?

- Apostar por la responsabilidad social y medioambiental.

- Ofrecer una herramienta creativa que genere progreso y economía.

- Aportar un alto valor añadido:

  • Económico (reducir gasto).
  • Energético (aumentar capacidad).
  • Sostenible (disminuir impacto).

- Transformar uno de los sectores tradicionales.

- Ayudar a la creación de infraestructuras más eficientes.

- Favorecer la e-movilidad.

 

¿Cuál es vuestro principal valor ambiental?

Estamos muy concienciados con el medio ambiente y la sostenibilidad. Invertimos recursos en conseguir dar el máximo de vida útil a las baterías desechadas. Queremos usarlas en proyectos de energías renovables como sistema de almacenamiento. Muchas de estas baterías no tienen potencia suficiente como para aportar la energía para las que fueron concebidas, pero sí guardan la capacidad de almacenar energía para otros procesos eléctricos, especialmente si las regeneramos y hacemos con ellas bloques modulares (al ser sistemas estáticos el tamaño no importa y se pueden poner bloques formados por varios conjuntos de baterías), para así multiplicar la capacidad de almacenamiento. Así se cierra el círculo de la sostenibilidad, se reduce el impacto al medio ambiente y disminuyen también los residuos.

 

¿Qué peso tiene el I+D+i en un proyecto como el vuestro? ¿En qué os centráis principalmente?

El I+D+i es nuestra fuente de vida. Sin el esfuerzo que hemos hecho no habríamos conseguido lo que hemos logrado hasta el momento, ni conseguiríamos todo en lo que estamos trabajando. Económicamente ha absorbido alrededor del 60% del presupuesto reinvertido.

 


¿Cuál es el perfil de vuestros clientes?

Actualmente Bluelife Battery presta servicios a los usuarios de vehículos híbridos y eléctricos, desde una bicicleta a un tren de alta velocidad, ofreciendo unos programas de mantenimiento y seguimiento que mantienen toda la operatividad y la capacidad de los acumuladores a lo largo de su “auténtica” vida útil. Se consigue realizando un mantenimiento constante en el tiempo, que tiene como efecto una extensión de su vida útil en varios años y el que se mantenga su capacidad operativa, con el consiguiente impacto económico positivo de una considerable reducción en los gastos opex (permanentes) de las empresas que no tienen que sustituir las baterías ni tienen grandes paradas por fallos en las mismas.

 

¿Os habéis planteado vuestra expansión empresarial?

Por supuesto. Desde el 2013 tenemos preparado un plan de expansión basado en un 80% en franquicias, a través del cual esperamos cerrar este año con alrededor de 15 centros abiertos y terminar el 2016 con unos 56 centros operativos en toda España. Esto es solo el comienzo de la expansión internacional.

 

¿Qué puntos fuertes destacarías de vuestra iniciativa?

La visión, haber sido los primeros en conseguirlo, el intenso esfuerzo en I+D+i, el mercado creciente y la sensibilización medioambiental.

 

¿El emprendimiento verde es una apuesta rentable?

El emprendimiento verde es rentable en más aspectos que cualquier otro. En un entorno socioeconómico como el actual, en el que el foco está puesto en el cuidado natural del planeta sin perder el llamado estado de bienestar, cualquier idea que combine ambos conceptos ha de ser rentable sí o sí.

 

  

 


¿Quieres recibir todos los meses en tu correo más interesantes experiencias de exito como esta? 

Suscribete aquí al Boletin Red emprendeverde

 

 

 

¿Te ha gustado?, compártelo