Otras entrevistas
Noticias
Inicio > Experiencias de éxito > Quei Vitorino, experiencias medioambientales de turismo interactivo y slow

Quei Vitorino, experiencias medioambientales de turismo interactivo y slow

30/07/2018

, , , , , ,


Quei Vitorino es una iniciativa de turismo rural nacida en 2011 en Trabau, en Degaña (Asturias), que ofrece al visitante un alojamiento y distintas experiencias de ecoturismo en el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. “Nuestra intención es  ser un medio de vida sostenible en torno al desarrollo de un turismo sostenible en el que poner en valor todos los recursos de nuestra tierra”, explica Víctor García, coordinador de actividades del proyecto.

El ecoturismo por el que apuestan es interactivo. “Es un turismo de interacción con la naturaleza, porque entendemos que es la manera de acercar a la sociedad a la naturaleza y esta  a una sociedad cada vez más urbana y alejada de la propia naturaleza de la que procede y gracias a la cual existe”, concreta Víctor que destaca la apuesta por el turismo slow de Quei Vitorino. “Se trata de que el cliente deguste y disfrute al máximo del destino que se visita, sin prisa ni presión”, puntualiza.

Víctor es un firme defensor del ecoturismo como un modo de vivir el turismo en armonía con la naturaleza. “Puede que cambie hasta de nombre pero lo importante es esa filosofía de sostenibilidad que se tendrá que implantar cada vez más en la sociedad y el buen hacer de cualquier sector en un mundo cada vez más contaminado, con una población humana creciente y una pérdida de biodiversidad alarmante”.



¿Cuándo ponéis en marcha Quei Vitorino?
Quei Vitorino nace en 2011 como alojamiento de turismo rural, como una casa de aldea de 3 trisqueles (máxima calificación en su categoría) y se complementa en 2012 con la creación de “Quei Vitorino Experiencias Medioambientales”, una empresa de ecoturismo activo que fue la primera empresa de turismo de experiencias en Asturias. No obstante todo lo que es Quei Vitorino no deja de ser una evolución continua del camino ya abierto con la apertura, en 2005, del “Taller-tienda de Artesanía El Rincón Cunqueiru”, como un punto de venta y encuentro con la cultura cunqueira tradicional en nuestro valle.


¿En qué consiste la iniciativa? ¿Qué hacéis?

Quei Vitorino es una iniciativa que nace en el pequeño pueblo de Trabau, de unos 14 habitantes, con la intención de ser un medio de vida sostenible en torno al desarrollo de un turismo sostenible en el que poner en valor todos los recursos de nuestra tierra. Por eso desde el inicio mantenemos un oficio tradicional como es el de cunqueiru, que consiste en elaborar cuencos de madera en un torno de pedal y que fue el sustento de gran parte de la población residente en nuestro valle durante generaciones. Por desgracia con los diferentes cambios sociales fue cayendo en el olvido y solamente lo desarrollamos mi tío Victorino García y yo; además lo hemos complementado con un alojamiento de turismo rural y con la creación de diferentes experiencias en la naturaleza con las que además de interpretar y conocer más el entorno, se contribuye a mantenerlo vivo de manera sostenible.


¿Cómo es el equipo de profesionales que está detrás de Quei Vitorino?
Quei Vitorino es una iniciativa a escala familiar en la que trabajamos y/o cooperamos fundamentalmente tres personas: mi madre Rosalía Rodríguez, mi tío Victorino García y yo. Puntualmente, en épocas de más actividad, también contamos con guías de naturaleza profesionales para poder cubrir la demanda de actividades.


¿Por qué apostasteis por un proyecto de emprendimiento en el ámbito del ecoturismo?
Nos encontramos en una zona en la que la minería del carbón ha sido el motor económico desde hace más de 50 años y desde hace unos años este sector se encuentra en su momento más bajo con una inminente necesidad de creación de sectores alternativos y complementarios, que garanticen la posibilidad y calidad de vida de los habitantes de esta maravillosa tierra.


Ante este contexto socioeconómico y con un alto riesgo de despoblación y descenso demográfico (similar en todas las zonas rurales de España) se plantea una necesidad de innovación, de desarrollo y de actualización y puesta en marcha de los recursos y fortalezas de los que dispone cada territorio y, en nuestro caso, el gran tesoro es la naturaleza, la simbiosis de paisaje y paisanaje que nos caracteriza, el entorno con todos sus valores naturales, culturales y etnográficos. Por ello hemos creído que el ecoturismo es un sector que puede servir de nexo entre estos valores y el resto de la sociedad, además de ser por idiosincrasia un sector que colabora en mantenerlos de manera sostenible posibilitando un medio de vida y educación ambiental como sucede en otros países, véase Costa Rica.



¿Qué experiencias ofrecéis a vuestros clientes?

Tenemos un amplio abanico de experiencias con las que el visitante puede disfrutar totalmente del Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias; todas ellas siguen una misma filosofía que es desarrollarlas de manera sostenible y repercutiendo positivamente en el mantenimiento y conservación de todos los elementos que conforman nuestra comarca, desde especies de fauna y flora a elementos arquitectónicos, a productores agroalimentarios locales, así como a la población local en general, que es un elemento fundamental en el equilibrio de nuestro entorno tal y como lo conocemos.


Como experiencias tenemos por ejemplo “La abeja y su entorno”, en la que colaboramos con Alberto Uría de Miel Outurelos. Hacemos un visita interpretativa a las colmenas y además de conocer más sobre las abejas y su importancia, nos ponemos un traje de apicultor y el visitante puede ver la colmena en directo y sentirse apicultor por unas horas, además de poder degustar la miel recién cortada del panal. Tenemos también otra a la que denominamos “Naturaleza de sabores”, en la que hacemos una visita a una casa en la que nuestra amiga Mari hace un queso de cabra totalmente artesanal y nos explica y muestra su filosofía de producción y diferentes procesos de elaboración, además de terminar degustando el queso in situ. Tenemos también experiencias con raquetas de nieve, salidas para conocer más sobre el lobo y poder escuchar sus aullidos, rutas en torno al agua y la vida, rutas temáticas para conocer el paisaje a través del paisanaje. La experiencia estrella es “Tras la huella del oso”, en la que además de poder observar osos en libertad (tenemos la mayor población de España) lo complementamos con una salida interpretativa en la que buscar rastros e indicios del plantígrado y conocer más sobre su biología, estado de conservación y convivencia con el ser humano y el entorno.


¿En qué consiste el turismo ecointeractivo de Quei Vitorino?

Desde el principio hemos apostado por un turismo de interacción con la naturaleza, porque entendemos que es la manera de acercar a la sociedad a la naturaleza y la naturaleza a una sociedad cada vez más urbana y alejada de la propia naturaleza de la que procede y gracias a la cual existe. Para ello siempre hemos creído importante utilizar elementos de seducción ambiental que piquen la curiosidad de los potenciales visitantes, usando además todos los avances como la tecnología de realidad aumentada o realidad virtual como herramientas útiles en la consecución de dicho objetivo, y con una premisa experiencial, es decir que no sea una simple actividad más, sino que sea una experiencia única e inolvidable en la que sentirse parte del territorio y con la que despertar el amor al mismo mediante el conocimiento y el disfrute.


Apostáis por el turismo tranquilo. ¿En qué consiste?

El “turismo slow” nace como una corriente con la que degustar y disfrutar al máximo del destino que se visita, sin prisa ni presión. Y es que ante una sociedad cada vez más urbana y apresurada, con un ritmo social frenético y el concepto de inmediatez como premisa, el lujo de poder tomarse las cosas despacio, de poder darse un baño de bosque, disfrutar a tu propio ritmo sin prisas, sin relojes y sin horarios es hoy día uno de los mayores placeres del viajero. Y desde Quei Vitorino creemos que es la mejor manera de disfrutar nuestra zona y nuestro producto.



Vuestro enclave, en el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias es un entorno único. ¿Qué puede encontrar el ecoturismo allí?

En primer lugar tenemos los bosques mejor conservados de la península ibérica amparados bajo diferentes figuras de protección siendo además de Parque Natural, Reserva de la Biosfera y estando integrados dentro de la Red Natura 2000 como ZEPA (Zona de Especial Protección para las aves) y ZEC (Zona Especial de Conservación). Tenemos además la Reserva Natural Integral de Muniellos (mayor robledal de nuestro país y de los más importantes de Europa) y la Reserva Natural Parcial de Cueto de Arbas.


Todas estas figuras de protección no son una casualidad, ya que tenemos la mayor población de oso pardo de España, las últimas poblaciones de urogallo cantábrico de Asturias y una buena población de lobo, así como de especies de fauna salvaje menos conocidas pero igualmente valiosas como el desmán ibérico, la salamandra rabilarga, la víbora de seoane, el lagarto verdinegro, nutria, tejón y muchas otras.


Pero además de un entorno natural único, gran diversidad de fauna y flora autóctona y en ocasiones endémica, en nuestra comarca hay, como decía anteriormente, una simbiosis de paisaje y paisanaje que han convivido en equilibrio y que nos permiten poder disfrutar de elementos de arquitectura tradicional únicos, cultura y folclore excepcional, oficios tradicionales, una gastronomía exquisita y los únicos vinos que se producen en Asturias con Denominación de Origen Protegida por los microclimas que hay en los diferentes valles. En verdad es difícil poder describirlos todos en una respuesta, de la misma manera que también lo es disfrutarlos todos en una visita. Afortunadamente la riqueza de nuestra tierra invita a repetir.


En los últimos años ha aumentado la oferta de casa y alojamientos rurales en entornos naturales. ¿Cómo os afecta eso? ¿Se nota la competencia?

Siempre digo que en cualquier trabajo o sector todo aquel que hace algo del mismo índole que tú es tu compañero de trabajo o de sector, no tu competencia. Yo creo que todos los establecimientos e iniciativas empresariales que se puedan desarrollar en la zona rural más que competencia, han de ser complementarios. La competencia es la desleal, es decir todo aquel que pretende hacer o hace lo mismo que tú pero sin cumplir las mismas reglas y normas legales. Todo el que está de manera legal llevando a cabo una iniciativa parecida a la nuestra es compañero. Y como sector debemos aprender que nuestra iniciativa no funciona porque haya más o menos establecimientos, sino por nuestra idea, nuestro empeño, nuestro buen hacer, entrega y compromiso.


Creo sinceramente que el hecho de que haya más profesionales de verdad implicados en el sector lo hará más fuerte y las posibilidades de desarrollo serán mayores, siempre enmarcado lógicamente en la sostenibilidad y capacidad de carga del entorno.


¿Cuál es vuestro valor como iniciativa de emprendimiento sostenible?

Es difícil para mí contestar esta pregunta y quizás sea más objetivo que la contestaran nuestros clientes. Pero probablemente los valores de sostenibilidad que queremos transmitir es el hecho de ser habitantes de un territorio rural en el que hemos nacido, que amamos y queremos conservar con responsabilidad en honor a nuestros ancestros y por el respeto que nos merece el derecho de las siguientes generaciones a heredarlo al menos como nos lo dejaron a nosotros o mejor. Dentro de esta filosofía además de mantener oficios tradicionales, colaborar con productores locales y desarrollar actividades que pretenden inculcar educación ambiental y respeto a la naturaleza, colaboramos con diferentes entidades conservacionistas, colegios y universidades con actuaciones puntuales como plantaciones de árboles, jornadas de recogida de residuos sólidos y acuerdos de custodia del territorio para la conservación de especies como el urogallo cantábrico.


¿Cómo valoras estos años de trayectoria?

De una manera muy positiva, como un desarrollo personal enorme en el que he tenido y tengo la suerte de poder conocer personas increíbles con las que compartir mi entorno y parte de mi vida. A veces digo que tengo la suerte de tener el mejor trabajo del mundo, a pesar de las horas y dedicación que requiere, y es que vivo en el sitio donde siempre he querido, hago algo que me encanta y con lo que disfruto, muestro mi tierra haciendo de custodio de la misma y mi trabajo es un altavoz de mi propia filosofía. Además de todo ello, la libertad de poder desarrollar tus ideas de manera totalmente personal y que haya personas que lo entiendan y lo valoren es algo que no tiene precio, y es que afortunadamente como decimos muchas veces, las mejores cosas no se pueden medir, e incluso a veces ni describir.


¿Cuáles son vuestros principales retos de cara al futuro?

El principal reto creo que siempre es seguir activo, no pararse y avanzar con los tiempos. Aunque quizás el reto más grande ante el que nos encontramos es la despoblación rural, el abandono de muchos de los recursos existentes en nuestro entorno. Es un reto que suena ajeno a lo personal o profesional, pero que de una u otra manera es necesario abordar para el buen desarrollo de cualquier actividad en el entorno rural y debemos entre todos tener como premisa en nuestra tierra.


Dentro del sector turismo, ¿qué porvenir le auguráis al ecoturismo?
El ecoturismo es un sector que funciona en otros lugares del mundo como engranaje de desarrollo local de una manera casi perfecta. Si hablamos de ecoturismo y turismo sostenible, hablamos de una filosofía, una manera de hacer, y aunque a veces quizás se abuse de los términos a riesgo de degradarlos, esta corriente no ha de ser una moda o tendencia, sino un camino a seguir ya que el turismo como muchas otras cosas o es sostenible por definición o no será. Puede que cambie hasta de nombre pero lo importante es esa filosofía de sostenibilidad que se tendrá que implantar cada vez más en la sociedad y el buen hacer de cualquier sector en un mundo cada vez más contaminado, con una población humana creciente y una pérdida de biodiversidad alarmante.


¿Aconsejarías a un emprendedor apostar por poner en marcha una iniciativa de ecoturismo?

Aconsejaría a cualquier persona activa y con ideas claras a que apostara por una iniciativa propia de ecoturismo o de cualquier sector porque será la manera de poder ser totalmente libre y crecer como persona y profesional sin que nadie te ponga un techo de cristal. A cualquier emprendedor le aconsejaría que lo tenga muy claro, que apueste por sus ideas, aunque a mucha gente hasta del propio entorno le suenen a locura, que se profesionalice y se forme lo máximo posible y que nunca pare de conocer y explorar. Es un camino que no es fácil pero es muy gratificante poder desarrollar aquello que piensas y sientes, encontrándote a personas que lo valoran y lo sienten como suyo.


 


  ¿Quieres recibir en tu correo más interesantes experiencias de éxito? 


Suscribete aquí al Boletin bimensual Red emprendeverde


 



¿Te ha gustado?, compártelo